NOTICIA DE ARCHIVO

Cierra SNTE negociación salarial

Después de batallar durante más de diez meses, los presidentes de las Comisiones Ejecutivas de las secciones 33 y 57 del SNTE, Ariel Castillo Nájera y Luis Manuel Hernández León,  al fin lograron firmar la minuta que garantiza a sus agremiados el pago del incremento al sueldo tabular y demás prestaciones contempladas en la respuesta nacional al magisterio, desde el primero de febrero pasado. El considerable retraso en la firma del mencionado documento se debió a la estrategia dilatoria de la misma Secretaría de Educación que esperó hasta el cuarto para las doce para liberar los recursos que ya tenía en su poder desde meses atrás, ya que de otra forma el dinero tendría que devolverse a la Federación al tratarse del presupuesto asignado para ejercerse en el 2010.

Lo lamentable en este caso es que por tratarse de las secciones del SNTE, las negociaciones tomaron un tinte distinto a su propia naturaleza: una negociación salarial de los trabajadores de la educación. Todos los trabajadores salieron afectados, inclusive los fieles seguidores de los dos nuevos sindicatos oficiales. En forma general los acuerdos alcanzados en la respuesta salarial de este año, consolida algunas de las prestaciones obtenidas en años anteriores y abre espacio a nuevos beneficios para el magisterio. No fue todo lo que deseaba, sin embargo, fue lo más apegado al monto de los recursos que el Gobierno estatal destinó para responder a las exigencias de sus trabajadores.

Analizando lo conseguido es importante resaltar que, a fin de evitar crear más estímulos en días compensatorios, que por naturaleza quedarían congelados, la dirigencia sindical optó por regularizar 9 días con sueldos de 1997 de gratificaciones de fin de año (conceptos F7 y C7), para quedar actualizados a valores del sueldo tabular de la plaza inicial de cada categoría, es decir se cobrarán cada año con el sueldo vigente a la fecha de pago. El beneficio es mayor si consideramos que cada año el sueldo tabular se incrementa, entonces repercute favorablemente para el trabajador. Esto es para el personal docente de Educación Básica, al personal docente, no docente y de Apoyo y Asistencia a la Educación del nivel de Educación Media Superior y Superior, así también para el personal de Apoyo y Asistencia a la Educación de Educación Básica de ambas secciones sindicales. Otro avance muy significativo se dio en el aspecto de seguridad social al acordarse revisar el Convenio de fecha 11 de julio de 2003, para reformar el Artículo 70 Bis del Reglamento de las Condiciones Generales de Trabajo del Personal Estatal, para hacerlo extensivo a todos los trabajadores de la educación, ya que antes sólo los docentes gozaban de este beneficio.

En la próxima columna seguiré con el análisis de los acuerdos firmados.

alecastro1958@yahoo.com.mx