NOTICIA DE ARCHIVO

La participación popular

El pasado lunes 18 de abril, nuestra ciudad fue escenario del XIX Congreso del Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano (Cideu), razón por la cual se concentraron más de 100 alcaldes de todo Iberoamérica, para intercambiar experiencias que en materia de desarrollo urbano han sido llevadas con éxito en sus respectivas ciudades.

Las diferentes ponencias, conferencias y presentaciones sirvieron para darnos cuenta que los problemas de índole urbano que aquejan a todas las ciudades son semejantes, la diferencia radica en la forma en que las autoridades plantean políticas de acción para solucionarlos.

Y es en este tenor que quedó de manifiesto, una vez más, que la principal herramienta que poseen las autoridades para definir, establecer y aplicar soluciones es la participación ciudadana.

En el discurso inaugural, el teniente de alcalde de Belo Horizonte Brasil, Roberto Carvalho, representante del presidente del Cideu, señaló que "Sin participación popular no hay ciudad moderna, sin importar que ésta sea grande, mediana o chica". Roberto enfatizó: "En las ciudades modernas el poder público es compartido con la sociedad. Los ciudadanos participan en la elaboración de propuestas y en la construcción de soluciones".

Esta aseveración fue secundada por el director de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Francisco Moza Zapatero, quien en su participación destacó que únicamente con la activa intervención ciudadana en los asuntos públicos se podrán solucionar los problemas urbanos y las ciudades podrán aspirar a un desarrollo integral equitativo.

Y es que ya lo hemos señalado en diferentes ocasiones a través de los artículos del Milenio Novedades, la participación ciudadana hoy día es elemento necesario para determinar y definir las políticas públicas, ya que son los ciudadanos los que conocen mejor que nadie los problemas, las carencias y las necesidades de sus respectivos barrios, y quienes de alguna manera, a través de la coordinación y la promoción de las autoridades correspondientes, pueden plantear acciones tendientes a resolverlos.

De esta manera, queda demostrado que en la actualidad no es posible definir políticas públicas, ni planear el desarrollo urbano sin la activa participación de la sociedad civil. Juntos gobierno y ciudadanos deben decidir sobre el futuro de su ciudad, planearla y definir las acciones que se deban implementar. Es este ejercicio el que se denomina como gobernanza, del cual hablaremos en artículos posteriores.