NOTICIA DE ARCHIVO | NOVEDADES QUINTANA ROO

Impera la discriminación y la insensibilidad para integrarlos

Susana Mariscal

La discriminación y la falta de sensibilización es el principal problema al que se enfrenta la comunidad de sordos, por lo que hace falta difundir más su lenguaje, que es como cualquier idioma, indicó Luz Elena Anaya Gandarilla, encargada del Centro de Atención Múltiple 01 (CAM).

La comunidad de sordos es mínima en la ciudad, en comparación con la cantidad de habitantes que hay; aunque no hay cifras de cada discapacidad sino sólo en conjunto, se calcula que hay alrededor de mil personas cuyo sistema de comunicación son las señas.

La profesora del CAM refirió que esta discapacidad pasa casi desapercibida en una persona y sólo es notada cuando empiezan a signar con las manos, es cuando la consideran diferente y de igual manera pasa desapercibida para los demás sus necesidades.

Entre las necesidades tan básicas para los sordos, como son las rampas para quienes se trasladan en sillas de ruedas, están los letreros luminosos y escritos que debería haber en las calles de la ciudad, ya que la vista es su principal canal, porque los sordos están atentos y alertas a todo lo que hay alrededor.

Un ejemplo de que ésta discapacidad pasa desapercibida, comparada con el resto de las discapacidades, es que no se consideran interpretes en las oficinas o sitios donde se brinda un servicio, como podría ser en una consulta médica.

Por ello, es necesario crear una cultura de sensibilización y comenzar su difusión desde las escuelas y no sólo se dé, entre quienes están alrededor de un sordo.

Anaya Gandarilla, apuntó que es muy poca la gente interesada por aprender a signar sino son los familiares y esto es por la falta de difusión. Al CAM asisten 86 niños y jóvenes y con los docentes y personal de apoyo son 100 personas las que manejan el lenguaje de las señas, y son de una a dos personas regularmente dentro de la familia de un sordo quienes aprenden este idioma.

Dijo que el lenguaje de las señas debe verse como cualquier otro idioma, al igual que el escuchar hablar el inglés y acostumbrarse a ver el movimiento de las manos como el medio natural de comunicación que tiene las personas sordas.

Además de que ni el resto de la población ni la ciudad se encuentra habilitada para este grupo, el cual se enfrenta a otro dilema y son las oportunidades de estudios y de trabajo.

En Cancún sólo el CAM 01 atiende a los sordos en primaria y el sistema abierto de secundaria, pero no hay preparatorias, ni docentes capacitados para enseñarles. Por lo que a los jóvenes les resulta muy difícil llegar a tener una carrera. Aunque hay limitaciones para salir adelante, algunos hoteles y empresas ya los contratan.