NOTICIA DE ARCHIVO

Sacan del 'clóset' campaña electoral en Chile

SANTIAGO DE CHILE.- La propaganda de los cuatro candidatos a la presidencia incluyen parejas del mismo sexo y apoyan el matrimonio gay.

Agencias
SANTIAGO DE CHILE.- Los cuatro candidatos a la elección presidencial chilena, entre ellos el derechista Sebastián Piñera, incluyen en sus campañas a parejas homosexuales y se muestran a favor de las uniones de hecho, en abierto desafío a la influyente Iglesia católica chilena que advirtió que "hay un límite".

Piñera, favorito en los comicios del 13 de diciembre y cuya candidatura es apoyada por la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), incluyó en su franja electoral televisiva una pareja de hombres tomados de la mano, quienes señalan: "Él será nuestra voz". Los tres candidatos de izquierda o centroizquierda --el oficialista Eduardo Frei, el independiente de izquierda Marco Enríquez-Ominami y el comunista Jorge Arrate-- también incluyeron parejas homosexuales en sus avisos de campaña.

La inclusión de homosexuales es un abierto desafío a la Iglesia católica chilena, de gran influencia en Chile, donde 80 por ciento de la población declara profesar esta religión y que en el pasado dio una larga y férrea oposición al divorcio, recién aprobado en 2004.

"En el interés de los candidatos por captar votos se presentan muchas realidades que existen y quieren llegar a todos los grupos humanos, pero desde mi perspectiva, hay también un límite", criticó Alejandro Goic, presidente de la Conferencia Episcopal, que reúne a los obispos chilenos. "No hagamos de la excepción cosa tan generalizada cuando es algo que afecta --sin duda y profundamente--, pero a grupos minoritarios", agregó el obispo.

"La Iglesia es una institución muy respetable, a la que yo pertenezco, pero en la que también tiene esa realidad. Y no veo por qué se pretenda callar o pretenda que no se exprese como un tema público. En la Iglesia también hay muchos homosexuales", respondió el senador Jorge Pizarro, directivo de la campaña de Frei.

Piñera, que sufrió una polémica interna en su coalición al anunciar la inclusión de homosexuales, afirmó que gobernará para todos los chilenos: "Creo en los valores, creo en la familia, creo en el matrimonio entre un hombre y una mujer, pero también creo en el respeto". "Un buen presidente debe preocuparse de todos los chilenos. No vamos a discriminar a ninguno por razones socioeconómicas, origen étnico, creencia religiosa u orientación sexual",agregó.

El independiente Enríquez señaló por su parte que "escuchará a la Iglesia" dentro de este debate y recordó que él fue uno de los precursores de un proyecto de ley para regularizar las uniones de hecho. El Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) valoró la inclusión del tema en la campaña, aunque aclaró que "en el caso de Piñera no hay ninguna propuesta concreta de cómo va a enfrentar programáticamente el tema de las uniones civiles en su eventual gobierno", dijo el presidente de ese colectivo, Rolando Jiménez.

Jiménez recordó, sin embargo, que en su anterior campaña electoral, hace cuatro años, Piñera apoyó una iniciativa para instaurar las uniones de hecho. Frei, en cambio, se adhirió tempranamente a un proyecto de ley redactado por el Movilh para regularizar las uniones civiles,sin incluir el matrimonio homosexual.

Enríquez se pronuncia ahora sólo por las uniones de hecho, dejando atrás una postura anterior a favor del matrimonio homosexual, que sí es respaldado por Arrate. Sobre las críticas de la Iglesia, el Movilh expresó: "la Iglesia es brutalmente contradictoria con el respeto a los derechos humanos, pues deja fuera a las minorías sociales".

En un análisis sobre el homosexualismo en Chile, Jiménez considera que "la homofobia cultural ha bajado de forma sistemática en últimos años. Esa pelea cultural la hemos ganado, pero en Chile hay un divorcio enorme entre ese avance y los derechos concretos. Aquí ninguna ley castiga la discriminación".
Notas relacionadas