NOTICIA DE ARCHIVO

Tiburones de Progreso, campeón de la Liga Motuleña de Beisbol

MÉRIDA, Yuc.- Vence por segunda ocasión en la serie final, 12-11, a la Selección Crespo.

Gínder Peraza/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En dramático partido que tuvo un cierre de infarto, los Tiburones de Progreso se coronaron campeones de la Liga Motuleña de Béisbol al vencer por segunda ocasión en la serie final, 12-11, a la aguerrida Selección Crespo, ayer en el campo "Julio Ferrara Cruz" de Baca.

El grandote Moisés Xool abrió por los seleccionados y retiró con sarta de ponches a los tres primeros tiburones, en tanto que el escualo José Méndez permitió la primera carrera en el cierre del inning. Parecía que el pitcheo iba a dominar por el lado de los locales, pero el choque acabó en cumbia de batazos.

Como en el primer partido, que ganaron 11-3 en el Parque Hidalgo del puerto, los Tiburones volvieron a mostrar su poderío al bate y tomaron ventaja de 6-1 en la tercera entrada, en la que mandaron a Xool a las regaderas, pero Crespo no bajó los brazos y a base de agallas y también de fuertes batazos se acercó 4-6 en la misma tanda.

El partido fue una persecución, en la que los "amos del mar" tomaban ventaja y los esforzados seleccionados se acercaban.

El bateo se impuso al pitcheo en la mayor parte del encuentro, hasta el final, en el que los cerradores Raúl Uc, por Progreso, y Román López, por Baca, hicieron sendas demostraciones de poder desde la loma.

En total hubo siete bambinazos. Por Tiburones se volaron la barda el jardinero izquierdo Eduardo Gamboa, en la cuarta entrada sin gente en bases; el guardabosques central Fernando Armenta, en la quinta y también solitario; el cátcher Hiram Martín, en la sexta y solo; y el torpedero Alfredo Martínez, en la séptima entrada con uno a bordo.

Por los locales la desforraron el inicialista Misael Catzín, en la quinta con un compañero en los senderos, y el segunda base Carlos Correa, en la sexta para tres carreras, con las que acercó a su equipo en la pizarra 9-10 y puso de pie a los poco más de 600 aficionados asistentes al "Julio Ferrara Cruz".

El cierre de la novena entrada fue dramático, pues los locales llegaron abajo 12-9, pero les asestaron dos arponazos a los Tiburones.