27 de Junio de 2017

Ciencia y Salud

¿Sabes por qué se te desatan las agujetas? Aquí te explicamos

Científicos aseguran que si se comprende dicha función, se puede entender otras cosas más complejas.

El impacto del pie sobre el suelo tiene una fuerza siete veces mayor que la gravedad. (Foto: Internet)
El impacto del pie sobre el suelo tiene una fuerza siete veces mayor que la gravedad. (Foto: Internet)
Compartir en Facebook ¿Sabes por qué se te desatan las agujetas? Aquí te explicamosCompartir en Twiiter ¿Sabes por qué se te desatan las agujetas? Aquí te explicamos
Francisco Jódar/Agencia
Ciudad de México.- Ingenieros mecánicos de la Universidad de California en Berkeley han averiguado por qué se desatan los cordones del calzado.

También te puede interesar: ¿Sabías que las plantas tienen oídos?

¿Te parece una tontería? Te equivocas, Christopher Daily-Diamond, uno de los autores de la investigación: "Hablamos de estructuras anudadas. Si puedes entender cómo funcionan los cordones, puedes aplicar ese conocimiento a otras cosas entrelazadas como el ADN o ciertas microestructuras que también se deshacen a causa de fuerzas dinámicas".

De acuerdo con el portal Muy Interesante, mediante una serie de experimentos y utilizando grabaciones a cámara lenta, los ingenieros han desentrañado las claves de esas fuerzas que deshacen los nudos y pueden dar con tus huesos en el suelo si te los pisas.

Con cada paso o zancada, la inercia empuja los extremos de los cordones hacia adelante; después, el impacto del pie sobre el suelo –que tiene una fuerza hasta siete veces superior a la de la gravedad– afloja el nudo. La repetición de este proceso de dos pasos acaba deshaciendo el lazo, algo que pasa en pocos segundos si este es débil.

Dinámica enredada:

Christine Gregg, una de las autoras del trabajo y runner experimentada, corrió sobre una cinta mientras sus colegas grababan lo que pasaba con los cordones de sus zapatillas.

Experimentaron con diferentes tipos de nudos, ataron distintos pesos a sus extremos y Christine varió la velocidad y longitud de sus zancadas. Los nudos débiles se deshacían siempre; los más fuertes aguantaban mucho más, pero al final llega un momento en que las complejas fuerzas que actúan sobre ellos acaban aflojándolos.

Los nudos no siempre se deshacen. Si están bien hechos y apretados, requieren más ciclos de inercia e impacto de los que experimentamos en un día entero caminando o corriendo.

Esta es la primera investigación que ha observado qué fuerzas dinámicas rompen los nudos (estudios anteriores habían analizado cómo se deshacen al aplicarles fuerzas sostenidas como pesos), lo que puede llevar a comprender qué mantiene o quiebra estructuras mucho más complejas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios