1 de Mayo de 2017

Ciencia y Salud

China envía al espacio su primera nave de carga

Una vez terminada la misión, el módulo se desintegrará en la atmósfera terrestre.

La nave de carga Tianzhou-1, a bordo del cohete Larga Marcha 7, momentos antes del lanzamiento. (FRED DUFOUR AFP)
Agencia
China.- El módulo espacial se lanzó a bordo del cohete Larga Marcha 7, desde la base de Wenchang, en la isla meridional de Hainan. Unos quince minutos después el vehículo logró con éxito entrar en órbita después de separarse del cohete y desplegar sus paneles solares. Se espera que en los próximos días realice el primero de varios acoplamientos con el laboratorio espacial Tiangong-2 para suministrarle combustible. Esta tarea se hará de forma automatizada.

De acuerdo con El País, el vehículo tiene 10 metros de longitud, 3,35 metros de diámetro y una capacidad de seis toneladas y media. Según los científicos chinos, puede mantenerse en el espacio de forma independiente durante tres meses, más tiempo que otras naves no tripuladas como la rusa Progress, la estadounidense Dragon o la japonesa HTV. La nave china probará en los próximos meses tres formas de acoplarse con el Tiangong-2, puesto en órbita el año pasado, desde distintas direcciones e intervalos de tiempo. Una vez terminada la misión, el módulo se desintegrará en la atmósfera terrestre.

También te puede interesar: Captan la primera imagen de...¡un hoyo negro!

Según las previsiones de las autoridades, China debería tener su propia estación espacial en funcionamiento en el año 2022. Las próximas versiones del Tianzhou deberán ser capaces no solamente de abastecer de combustible al módulo, sino también de llevar provisiones como agua, comida u oxígeno a los que residan en ella y llevarse los residuos. La misión tripulada más larga de la historia de China se realizó el año pasado, cuando dos astronautas pasaron 33 días en el Tiangong-2. La previsión es que, con la estación en pleno funcionamiento, sean seis los cosmonautas que vivan en la instalación en periodos de entre seis meses y un año.

China no participa en el desarrollo de la Estación Espacial Internacional porque el congreso estadounidense prohibió a la NASA en 2011 trabajar con el gigante asiático por cuestiones de seguridad nacional. A pesar de estar gestionado por los militares, Pekín asegura que su programa espacial responde exclusivamente a fines pacíficos. Se prevé que en 2019 se envíe el primer módulo de este complejo espacial.

El programa chino nació en 1992 y, aunque sigue por detrás del ruso o el estadounidense, durante los últimos años ha acelerado su desarrollo con numerosos lanzamientos. Paralelamente a la puesta en marcha de una estación espacial propia, el gigante asiático tiene planes de nuevas misiones a la Luna y a Marte. En 2018 está previsto que una sonda despegue hacia la cara oculta de la Luna (el hemisferio que no es observable desde la Tierra) con el objetivo de traer de vuelta muestras de su superficie para ser examinadas, mientras que a mediados de 2020 se prevé lanzar otra que trataría de llegar al planeta rojo para estudiar su atmósfera y superficie.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios