28 de Mayo de 2017

Ciencia y Salud

Por estas razones no debes entrenar con faja

Te pueden crecer hongos, bacterias o micosis al usarla.

Al ponerse faja la piel ya no se tensa con wl esfuerzo al entrenar, por la presión. (Foto: Contexto/Internet)
Agencia
Ciudad de México.- A muchas personas les gusta hacer ejercicio con la mejor intención de bajar de peso, marcar algunas zonas del cuerpo y lucir increíbles. Pero a veces en el afán de hacerlo rápidamente, se hacen mal las cosas.

Algunos creen que usar una faja súper apretada mientras se entrena  ayudará a "quemar grasa" más rápido y a moldear definitivamente, pero, hay unos puntos que debes saber, informa Salud180.

También te puede interesar: ¿Te saltas el desayuno? Esto podría pasarte

No quemas grasa, eliminas líquidos

Esto significa que todo ese esfuerzo a la hora de entrenar, se produce en eliminar líquidos a través del sudor y si tomamos en cuenta que las fajas tienen neopreno en su mayoría, el material al contacto con la piel genera más calor.

Por lo tanto, la sudoración se vuelve excesiva, pero no significa que estemos quemando grasa. Es un efecto de corto plazo y no hay quema calórica.

Por el contrario, con estos materiales evitas la transpiración natural de la piel y la temperatura en tu organismo incrementa, lo que puede llevarte a una deshidratación.

Pierdes tono muscular y trae problemas vertebrales

Suena complejo, pero no es otra cosa más que tus músculos dejan de tensarse naturalmente por el apoyo de la faja, entonces se dice que el tejido se vuelve "hipotónico" o sin tono muscular. 

La piel ya no se tensa con tu esfuerzo al entrenar, por la presión. Cuando dejas de usar la faja y entrenas, te costará trabajo que reaccionen nuevamente, si el músculo se acostumbró al reposo.

El daño en la espalda es probable, si usas la faja inorrectamente y realizas entrenamientos de impacto.

Usarla mucho tiempo causa distensión y hongos

Su después de salir del gimnasio te dejas la faja un rato para "aprovechar" el esfuerzo del día, es todavía peor. Con el sudor acumulado de la faja se produce una cantidad de humedad terrible en tu espalda, abdomen, glúteos y debajo del busto. Ahí pueden crecer hongos, bacterias o micosis.

A esto súmale que traer tanto tiempo la faja, causa atrofia muscular, distensión abdominal y flacidez.

Ahora lo pensarás dos veces antes de enfundarte en esa faja para entrenar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios