24 de Mayo de 2017

Ciencia y Salud

Atención médica deficiente le cuesta la pierna

Tras una lesión en la pierna, una gimnasta se sometió a la amputación de la misma.

La gimnasta Desirée Vila pierde la pierna por imprudencia médica. (lpp.mx)
Agencias
VIGO, Galicia.- El juzgado de lo penal número 3 de Vigo ha condenado a dos años de prisión y cuatro de inhabilitación para el ejercicio de la profesión médica al traumatólogo del centro El Castro-Hospital Perpetuo Socorro de Vigo Pedro M.L.P. Lo considera responsable de un delito de lesiones por imprudencia grave por la atención prestada a la deportista Desirée Vila, a quien amputaron una pierna, informa el portal de El Economista.

También te puede interesar: Causa de muerte: Revisión dental

En la sentencia, la magistrada condena al médico, asimismo, a indemnizar a la joven gimnasta en más de 2,15 millones de euros, así como en los gastos previsibles de asistencia sanitaria y por incremento de costes de movilidad; cantidades de las que deberán responder conjunta y solidariamente el acusado, dos aseguradoras y el centro médico.

Esta resolución, que podrá ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial de Pontevedra, se corresponde con la petición que hizo la Fiscalía, y supone una rebaja respecto a la solicitud de tres años de prisión y cuatro de inhabilitación que hizo la acusación particular. Por su parte, las defensas del doctor, del centro médico y de las aseguradoras pedían la libre absolución.

Desirée Vila tuvo un grave accidente cuando entrenaba y como consecuencia sufrió rotura de tibia y peroné. Aunque inicialmente la llevaron al hospital Fátima, fue trasladada al citado centro médico, donde fue intervenida. Complicaciones vasculares obligaron a llevarla al hospital Povisa, donde tuvieron que amputarle parte de la pierna.

La magistrada concluye que la amputación se produjo como consecuencia del retraso en el diagnóstico de la lesión de la arteria poplítea, por la falta de utilización de medios diagnósticos "existiendo sospechas fundadas de lesión vascular", así como por el retraso de siete horas en la prueba del angio-TC y el retraso de 15 horas en el traslado a Povisa, a efectos de una revascularización.

Así las cosas, a partir de la prueba practicada, entiende que esta "pluralidad de omisiones sucesivas", que incidieron "directa y eficientemente en el desenlace final", son "imputables al acusado y frontalmente contrarias a la lex artis", por lo que le considera autor de un delito de lesiones por imprudencia profesional, con pérdida de miembro principal y grave deformidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios