28 de Abril de 2017

Ciencia y Salud

NASA quiere buscar vida en un planeta extrasolar

Este mundo es un poco más grande y masivo que la Tierra.

Los astrónomos estiman que el planeta tiene al menos 5 mil millones de años. (Foto: Contexto/Internet)
Agencia
Ciudad de México.- A 40 años luz de la Tierra, un nuevo exoplaneta que orbita alrededor de una estrella enana roja, podría convertirse en el mejor lugar para buscar signos de vida lejos del Sistema Solar, informó la NASA.

Los exoplanetas o planetas extrasolares son planetas que orbitan alrededor de una estrella diferente al Sol, esto es, que se ubican fuera de nuestro Sistema Solar, informa la agencia Notimex.

La llamada “supertierra” fue descubierta por un grupo de astrónomos y denominada LHS 1140b, pues orbita en la zona habitable de una estrella enana roja de nombre LHS 1140, en la constelación de Cetus.

También te puede interesar: ¿Sabías que las plantas tienen oídos?

“Es el exoplaneta más interesante que he visto en la última década. Es el objetivo perfecto para llevar a cabo una de las misiones más grandes de la ciencia: buscar evidencias de vida más allá de la Tierra”, dijo el autor principal del proyecto, Jason Dittmann, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian.

De acuerdo con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), ese mundo es un poco más grande y masivo que la Tierra. Además, es probable que haya conservado la mayor parte de su atmósfera.

Los resultados de la investigación que aparecen en la revista Nature, arrojan que las enanas rojas son más pequeñas y frías que el Sol. Además, a pesar de que LHS 1140b se encuentra 10 veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, sólo recibe de su astro rey cerca de la mitad de luz que nuestro planeta y se encuentra en medio de la zona habitable.

La agencia estadounidense destaca que las condiciones actuales de la enana roja son favorables, ya que LHS 1140 gira más lento y emite menos radiación de alta energía que otras estrellas similares.

Sin embargo, cuando las enanas rojas son jóvenes, suelen emitir radiación que puede dañar la atmósfera de los planetas que las orbitan.

En el caso de LHS 1140b su tamaño implica que, en su superficie, pudo haber existido un océano de magma durante millones de años y haber proporcionado vapor a la atmósfera, puntualizó la NASA.

Los astrónomos estiman que el planeta tiene al menos 5 mil millones de años, también plantean que posee un diámetro 1.4 veces más grande que el de la Tierra (casi 18.000 kilómetros), pero con una masa siete veces mayor, y por ende, una densidad mayor. Mediante esos datos, los especialistas sugieren que dicho exoplaneta podría estar hecho de roca con un núcleo denso de hierro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios