Leyendas que reflexionan sobre el bien y el mal

“El Kisín encerrado” y “El perro de cera”, dos historias de miedo.

ENVÍA
“Cuentos, Mukuy cuenta”, espectáculo de títeres en la Plaza Grande de Mérida. (Milenio Novedades)

“Cuentos, Mukuy cuenta”, espectáculo de títeres en la Plaza Grande de Mérida. (Milenio Novedades)

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Reflexiones sobre el bien, el mal, valores como la amistad, respeto y solidaridad, forman parte de espectáculo “Cuentos, Mukuy cuenta”, que presenta dos leyendas actuadas y apoyada por títeres para que niños y adultos revaloren los relatos de tierra maya. 

Esta propuesta, encabezada por Gilma Tuyub, se repetirá al mediodía del próximo sábado en el Pasaje de la Revolución en el Centro Histórico de Mérida y el domingo en el Centro Cultural del Niño Yucateco. Esta obra forma parte del programa del Festival Internacional de la Cultura Maya y se montó en un espacio de la Plaza Grande. 

La leyendas presentadas “El Kisín encerrado” y “El perro de cera”, dos historias de miedo a través de la cuales la dramaturga desea promover la tradición oral, una práctica desdeñada y poco difundida entre las nuevas generaciones. 

Algunas partes actuada por Gilma y en otra, dándole voz a los títeres, ambos relatos lograron captar la atención de niños y adultos que desean conocer el desenlace de los seres malvados  que aparecen en las dos narraciones. 

El objetivo es promover la tradición oral, una práctica desdeñada y poco difundida entre las nuevas generaciones

Los pequeños interactuaron con los personajes, incluso colaborando para lograr los objetivos y alertando a los bueno del ataque de los malos. 

“Es necesario hablar de las leyendas, para despertar la curiosidad para conocer más, y compartirlas, contarlas porque se está perdiendo la tradición oral, esas historias que los adultos conocen porque contaban los abuelitos y a los niños ya no les tocó”, expresó en entrevista GilmaTuyub.

En el primer relato se cuenta la leyenda de un Kisín que hacía maldades a los hombres y los animales y como consecuencia fue encerrado en una olla, la cual sólo se podía abrir por fuera y la gente sabía que ahí estaba,  pero en el devenir de los días las personas olvidaron contar su historia y lo dejaron rezagado, nadie tomó en cuenta.

El kisin con sus dotes manipuladoras, pedía ayuda con una voz clemente, pero no muchos le hicieron caso, sólo una venadita que cayó en su redes y lo liberó, provocando un problema para la comunidad.

Finalmente, una astuta ardilla preguntó qué pasó por donde salió ese Kisín y cuando le contaron la historia, el animalito expresó su escepticismo y dijo que no era posible que un ser tan malo y grande podría caber en una olla tan chica, ante el reto el Kisin demostró lo contrario y se volvió a encerrar para nunca salir.

El perro de cera, es la historia de un cazador sin puntería que recurre a una hechicera para que lo ayude, ésta  se adentra al monte y le pide a Yum Kaáx el Señor del Monte que les ponga a los venados para cazar, pero la deidad se niega hacerlo.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.