Mi mente me dice come, come, come: Dayana

Con solo 14 años, es una de las niñas más obesas del mundo, lo cual ha provocado que desee terminar con su vida.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Para Dayana, ese peso que alguna vez la hizo ver graciosa ante su familia ahora se ha convertido en pesadilla. (EFE)

Para Dayana, ese peso que alguna vez la hizo ver graciosa ante su familia ahora se ha convertido en pesadilla. (EFE)

Blanca Valadez/Milenio
GUASAVE, Sinaloa.- A sus 14 años de edad, Dayana Camacho se ha convertido en una de las niñas más obesas del mundo con más de 195 kilos. Ella vive en la zona rural de El Colorado, municipio de Guasave, Sinaloa, donde su familia supone que ya sobrepasó los 200 kilos debido a que la báscula y la ropa no le dan la talla.

"Creemos que ya superó los 200 kilos porque la báscula digital —programada para medir hasta dicho peso—se quedó en blanco. Además ya no le queda nada de su ropa", explicó Ramona Carrillo, madre de la adolescente.

Para Dayana, ese peso que alguna vez la hizo ver graciosa ante su familia ahora se ha convertido en pesadilla que, espera, acabe el martes cuando se someta a una cirugía mayor de reducción de estómago, conocida como bypass gástrico, en el Hospital Jardines de Guadalupe, en Guadalajara.

Milenio la visitó en su humilde hogar: su cuarto cuenta con una cama matrimonial que cada vez se hunde más y está a punto de quebrase —como ha sucedido con las bancas y sillas de su escuela, de la casa de sus amigos y parientes—. Además, tiene un gran espejo porque "no me veo y, cuando lo hago, solo observo fealdad, gordura", relató Dayana, a quien le viene a la mente la cantidad de insultos que recibe de sus compañeros de secundaria.


"Me dicen Tonelada, Ballena, Cuchi, muchas cosas (...) La gente me ve como si fuera de otro mundo. Yo, por eso no salgo. Tampoco quería iniciar el ciclo escolar (tercer grado) porque siempre me insultan", relató la menor.

Dayana mide 1.62 centímetros. Según su médico, José Antonio Castañeda, de Gastric Bypass, carga cerca de 140 kilos de más y por eso sufre de fatiga extrema al subir a un auto o caminar 50 metros rumbo a la casa de su abuela, que se ubica frente a la suya.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, por lo menos hay cinco millones de niños con obesidad en el país

Son kilos que la han hecho dependiente total de su madre, incluso en su aseo personal. "Tenía como 10 años y no me alcanzaba con la mano. Cuando iba al baño y le gritaba '¡amaaa ven límpiame!' (...) Mis tíos se burlaban".

Ahora, la adolescente ha intentado ser más independiente, pero no lo logra del todo. Su madre se encarga de ponerle su ropa interior, uniforme, calcetas, abrocharle zapatos o tenis, incluso le pone toallas femeninas por tiempo prolongado dado a que su menstruación dura hasta dos meses por los desórdenes de su organismo.

La vigilancia también se da en la noche. Su madre duerme con ella y la cuida en la madrugada por el temor de que sufra alguna falla respiratoria o de que cumpla sus amenazas de quitarse la vida.

"Sí, pienso en suicidarme, me dan ganas de morir porque no me quedan las cosas, siempre estoy batallando por todo (...) No encuentro ropa extragrande, mi tía me la trae del otro lado.

"Yo digo, mejor me muero, y así ya descanso, pero mi papá me regaña. He pensado cortarme las venas, pero no se muere uno así, digo yo. Lo que sí he hecho es lastimarme: me jaló las greñas, me pego y me rasguño por la desesperación". Por ello, Ramona Carrillo decidió pedir ayuda dado que ha fallado en todos los intentos de mantener bajo control el peso de su hija.

El problema de Dayana está relacionado con la compulsión hacia la comida. Nunca siente saciedad, "no sé qué es llenarse y mi mente me dice come, come y así logro felicidad aunque después no pueda respirar.

"Por las mañanas, mi mamá me guisa dos huevos. Llego a la escuela y me como unas papitas, unas galletas, y en el receso un mollete y una quesadilla. Cuando regreso vuelvo a comer, a veces más de 20 tortillas de harina, seis vasos diarios de refresco y en la noche robo del refrigerador", relató.

"Cuando le quiero dar poquita cena, hace berrinches (...) se pone histérica, entonces le hago quesadillas (...) Me da miedo de perderla, porque veo que visita páginas de suicidio en internet", concluyó su madre.

Primer lugar

  • México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil; de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, por lo menos hay cinco millones de niños con éste problema, que en breve puedan desarrollar enfermedades crónico degenerativas como diabetes, hipertensión, cáncer y sufrir de muerte prematura.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.