Se desata el infierno en la fiesta de El Jesusito

La explosión fue a tal grado que lanzó varios metros a personas que participaban en la procesión, en un municipio de Tlaxcala.

ENVÍA
Elementos del Ejército mexicano llegaron al lugar de la explosión. (Notimex)

Elementos del Ejército mexicano llegaron al lugar de la explosión. (Notimex)

Agencias
MÉXICO, D.F.- Cientos de personas participaban en una procesión en honor al santo patrono del municipio tlaxcalteca de Jesús Tepactepec, El Jesusito. Todo transcurría en aparente calma entre rezos, flores, música y cantos religiosos. Las explosiones de los fuegos artificiales lanzados al aire anunciaban el paso del cortejo religioso, sin embargo, pronto acabó el ambiente festivo para convertirse en tragedia.

Un estallido, producido por un cohete que se impactó en la camioneta que transportaba más fuegos artificiales durante la procesión, mató a trece personas y causó decenas de heridos.

"Iban en una procesión, iban cargando cohetes, explotó y cayó con los demás, fue grave", explicó el director de Protección Civil del estado, José Mateo Morales.

Algunos testigos dijeron que la fuerza de la explosión fue tal, que lanzó varios metros a algunas personas que participaban en la procesión.

Hugo Hernández, policía del municipio de Nativitas, donde ocurrió el estallido, dijo que los habitantes del pueblo celebraban al santo de su pueblo en una fiesta religiosa que se lleva a cabo cada año.

 "Iban cargando cohetes, uno explotó y cayó con los demás, fue grave"

Los primeros reportes señalaron una decena de muertes, luego algunos medios elevaron la cifra a15, pero horas más tarde el gobernador de Tlaxcala confirmó la muerte de 13 personas y otras 154 heridas, ocho de ellas graves.

Helicópteros y docenas de ambulancias, cuerpos de rescate y soldados llegaron al pueblo, ubicado a 110 kilómetros al este de la Ciudad de México, a trasladar a heridos a hospitales de Puebla, Tlaxcala y el Distrito Federal.

En una cuenta de Twitter, autoridades de protección civil del estado vecino de Puebla dijeron que había 70 personas heridas, entre ellos menores de edad, que estaban siendo atendidas por personal de emergencia.

El obispo de Tlaxcala, Mons. Francisco Moreno, dijo que recorrió la escena de la explosión y que visitó a los heridos en un hospital,

"Bendije a todos los que fallecieron e hice una plegaria ante ellos a nombres del pueblo y la Diócesis de Tlaxcala", dijo el obispo en su cuenta de Twitter.

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, envió su pésame a los familiares de los fallecidos, en un mensaje en la red social.

"Lamento el terrible accidente sucedido en Tlaxcala. Mi pésame a los familiares de los fallecidos", escribió.

Asimismo lo hicieron sus homólogos de los estados de México, Puebla e Hidalgo, quienes ofrecieron ayuda médica y hospitalaria para los lesionados.

El gobierno tlaxcalteca decretó tres días de luto e informó que asumirá los gastos funerarios.

Jesús Tepactepec es un pueblo pequeño al este de la ciudad de México de alrededor de mil habitantes, algunos de los cuales se les conocen por sus artesanías, como la elaboración de canastas o figuras de bambú y madera.

Incidentes por pirotecnia

 

El pasado 2 de febrero, en el Estado de México, alrededor de 28 personas resultaron lesionadas al registrarse una explosión de cohetes pirotécnicos en el Barrio La Concepción de San Pedro Totoltepec, en este municipio, durante las festividades religiosas del lugar.
 
Personal del Servicio de Urgencias del Estado de México (SUEM) informó que algunos heridos presentaron quemaduras de primer grado y golpes. No hubo muertos.
 
En otra procesión en Morelia, 25 personas resultaron heridas durante los festejos religiosos del lugar, al estallar juegos pirotécnicos.
 
El siniestro ocurrió el 16 de mayo de 2010, en la plaza principal de la Tenencia de Araró, perteneciente al municipio de Zinapécuaro, cuando se realizaba la procesión de las festividades del Cristo conocido como 'Señor de Araró', santo patrono del lugar.
 
El encargado de lanzar los cohetes perdió el control y uno de los artefactos llegó hasta el lugar donde se acumulaban los petardos, mismos que hicieron explosión afectando principalmente a niños y mujeres que participaban en la procesión.
 
En diciembre de 2012  se registró una explosión en un taller donde se almacenaban y elaboraban clandestinamente fuegos pirotécnicos en el municipio de Pajapan, Veracruz.
 
El incidente dejó como saldo dos personas con quemaduras de segundo y tercer grado en más del 50 por ciento de su cuerpo.

(Con información de AP, CNN y Milenio)

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.