El dinero del narco se va; la violencia se queda

Ex zar antidrogas de Colombia dice que Latinoamérica debe buscar otra forma de enfrentar la lucha contra las drogas.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
En México las exportaciones de las organizaciones criminales equivaldrían a 10.16 % de los 30 billones de dólares que representa la venta al detalle en EU. Imagen de contexto de un pequeño decomiso de armas y droga en Guadalajara, Jalisco. (Archivo/Notimex)

En México las exportaciones de las organizaciones criminales equivaldrían a 10.16 % de los 30 billones de dólares que representa la venta al detalle en EU. Imagen de contexto de un pequeño decomiso de armas y droga en Guadalajara, Jalisco. (Archivo/Notimex)

Rubén Mosso/Milenio
CIUDAD DE MÉXICO.- El negocio de la cocaína genera 180 mil millones de dólares cada año; sin embargo, la mayor parte de las ganancias que obtienen las organizaciones criminales no se quedan en América Latina, pero sí la violencia.

Latinoamérica es, actualmente, la región más violenta del mundo, con la tasa de homicidios más altos y donde ocurren delitos que no se presentan con la misma fuerza que en otras zonas.

Estimaciones indican que México gasta hasta nueve billones de dólares por año para la lucha contra las drogas, más de tres veces la cantidad que gastan los Estados Unidos; a esto se suma que las organizaciones criminales de proveen ilegalmente de armas en territorio estadounidense.

El ex titular de la Dirección de Política contra las Drogas y Actividades Relacionadas del Ministerio de Justicia y del Derecho de Colombia, Julián D. Wilches, dijo que ya es momento de que las naciones de la región asuman una "posición unificada" para cambiar su política de combate contra las drogas y se atienda el problema real, que es la cocaína, y se supere un poco el tema de la marihuana recreativa y medicinal.


En entrevista con Milenio, en el contexto de la quinta Conferencia Latinoamericana y Primera Conferencia Caribeña sobre Política de Drogas que organizó Confedrogas, en Santo Domingo, República Dominicana, el también ex subdirector Nacional de Articulación Interinstitucional de la Fiscalía General de la Nación, señaló:

"Latinoamérica tiene que imaginarse otra forma de enfrentar este fenómeno, distinta a la que ya ha aplicado en los últimos años, porque ya conocemos los resultados".

En el mundo hay más de 18 millones de consumidores de cocaína, se producen más o menos 900 toneladas métricas anualmente, hay más de 132 mil hectáreas cultivadas y se incautan 655 toneladas cada año.

Un kilogramo de clorhidrato de cocaína en Colombia vale dos mil 269 dólares, una vez que llega a la frontera norte de México, cuesta entre 15 mil y 17 mil dólares.

En tanto, el ingreso diario promedio de un cultivador es de 2.73 dólares, muy cerca de la línea de pobreza, explicó Wilches.

Ganancias

El ex funcionario explicó que el uno por ciento de las ganancias corresponde a los productores de los naciones andinas, los vendedores minoristas de los países desarrollados reciben 65 por ciento.

En Colombia, solo 2.6 por ciento del valor total de la cocaína que se vende en las calles de Estados Unidos regresa a este país.

Indicó que en México las exportaciones de las organizaciones criminales equivaldrían a 10.16 por ciento de los 30 billones de dólares que representa la venta al detalle en Estados Unidos.

Comentó que de acuerdo con cifras del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2012, en México los recursos para combatir el narcotráfico y el crimen organizado, son 80 veces más que aquellos que se destinan para la prevención de las adicciones.

Wilches dijo que para los países de la región es más fácil perseguir a consumidores y cultivadores, porque son actores que no tienen la intención de enfrentar al Estado y tampoco están organizados.

Durante la entrevista con Milenio, Wilches subrayó que "lo que debería haber es una mayor actitud de los países latinoamericanos para tener una posición unificada y que se concentre en el problema real de la región, que es la cocaína, la que trae violencia".

Agregó: "Es increíble que controlemos con más fuerza una sustancia psicoactiva que un mercado negro de armas, esas sí que matan gente directamente".

Enfatizó que la discusión sobre el tema es necesaria, aunque la Oficina de las Naciones Unidas contra la Drogas y el Delito, sigue teniendo un discurso "muy tradicional", respaldado por la Comisión de Estupefacientes de Viena, donde Rusia, China y países árabes "no quieren moverse un milímetro, mientras nosotros que sufrimos el problema en carne propia, pues sí, quisiéramos movernos un milímetro para dejar aunque sea de poner tantos muertos por cuenta de la guerra contra las drogas".

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.