Miércoles, 28 de Septiembre del 2016

Mando policiaco de Guerrero es asesinado por su propio hijo

Según las investigaciones, la relación padre-hijo estaba llena de resentimientos, lo que motivó el asesinato de Tomás Hernández y su pareja sentimental.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Policías montan guardia junto al ataúd del jefe de la policía del estado de Guerrero Tomás Hernández Martínez, quien fue asesinado hace unos días. (AP/Bernardino Hernández)

Policías montan guardia junto al ataúd del jefe de la policía del estado de Guerrero Tomás Hernández Martínez, quien fue asesinado hace unos días. (AP/Bernardino Hernández)

Agencias
GUERRERO.- Hace unos días, el cuerpo del coordinador del Grupo de Reacción Inmediata de la Policía del Estado, Tomás Hernández Martínez, fue encontrado sin vida en su domicilio de la colonia Progreso, de este puerto.

La Fiscalía Regional de Acapulco informó que en la carpeta de investigación 12030080200274190916, se indaga el homicidio cometido con arma punzocortante.

Los hechos se reportaron al mediodía al Servicio de Emergencia 066, y elementos policiacos encontraron en el segundo piso de la vivienda, ubicada en la calle Durango, colonia Progreso, los cuerpos de Tomás Hernández Martínez, de 45 años, y el de su compañero Tobías Hernández Hernández.

Los cuerpos se encontraban sobre el piso y presentaban lesiones por armas punzo cortante en cara, tórax y cuello.


Tras las investigaciones, el fiscal del Estado de Guerrero, Xavier Olea, sorprendió a la población al informar de que el asesino del director de la policía estatal fue su propio hijo. 

No fue el crimen organizado, como se especuló. Ni se trataba de un ajuste de cuentas, a juzgar por las heridas que presentaba el cadáver. 

Olea explicó que los peritos de la fiscalía hallaron tres tipos de sangre distintos en el lugar de los hechos, un departamento en la colonia Progreso, en Acapulco. Uno era del director de la policía, otro de su pareja, que también murió aquella noche, mientras que el tercero pertenecía al hijo del primero, Jesús Hernández.

Derivado de las investigaciones de la Policía Investigadora Ministerial, y la entrevista que rindió el inculpado, Jesús Hernández Agustiniano, éste es adicto a fármacos antidepresivos y la marihuana, mientras que la relación con su padre era de un profundo resentimiento.

Hernández Agustiniano refirió que desde niño había sido víctima de violencia intrafamiliar, dijo en conferencia de prensa el fiscal Xavier Olea Peláez.

De igual forma, señaló que el padre le recriminaba constantemente al joven el mantener una relación sentimental a pesar de tener una hija de otra relación, por lo que lo acusaba de irresponsable.

Olea ha informado de que las autoridades detuvieron a Jesús Hernández, le han tomado declaración y pasará a disposición del juez.

(Con información de excelsior.cpm.mx, internacional.elpais.com y Milenio)

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.