México vive una escandalosa pobreza y violencia: Franco Coppola

Por medio de su cuenta de Facebook, el nuevo nuncio apostólico para el país habló sobre la situación que hay en la nación.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Franco Coppola llegará a México en medio del debate de la iniciativa presidencial de los matrimonios igualitarios. (Notimex)

Franco Coppola llegará a México en medio del debate de la iniciativa presidencial de los matrimonios igualitarios. (Notimex)

Eugenia Jiménez/Milenio
CIUDAD DE MÉXICO.- Franco Coppola, nuevo nuncio apostólico para México, afirmó ayer que en el país se vive una “escandalosa pobreza” y una “escandalosa violencia”. Esta es la primera ocasión que un diplomático del Vaticano se pronuncia abiertamente sobre la situación del país.

En su cuenta de Facebook, al informar que llegará a México el próximo día 28, el diplomático retoma el discurso de pobreza y violencia en el país que la Conferencia del Episcopado Mexicano expresó en mayo pasado al oponerse a la iniciativa presidencial de los matrimonios igualitarios, y que los grupos que marcharon el sábado pasado consideran que es prioritario atender.

En su texto de Facebook, el diplomático nombrado para México el pasado 9 de julio informó que esta semana asistirá a los dicasterios de Roma para reunir la información sobre el país.

“Quiero comenzar a conocer a ese país tan vasto y tan poblado, con una tradición católica tan arraigada entre la gente; un país que, sin embargo, padece una escandalosa pobreza y una escandalosa violencia”.


Al respecto, el investigador Rodolfo Soriano y el especialista en información religiosa Felipe Monroy coincidieron en que con esos señalamientos se denota que Coppola “no practica la diplomacia” y “rompe con  las tradiciones diplomáticas de la sede pontificia con México”, porque  ninguno de sus predecesores, “ni siquiera en su estancia en el país, formularon un declaración tan directa públicamente”.

El nuevo nuncio tiene 59 años, fue representante del Vaticano ante Burundi de 2009 a 2014 y en los últimos dos años estuvo en la República Centroafricana y Chad, lugares que padecen guerras civiles.

Coincidencias con Francisco

Coppola tiene una percepción sobre México similar a la del Papa Francisco, quien en febrero de 2015, en una carta enviada a su amigo Gustavo Vera, le manifestó su preocupación por el avance de la violencia del narcotráfico en Argentina: “Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror”.

Antes, en mayo de 2014, los obispos mexicanos, en su visita Ad limina, le entregaron un informe de la situación del país y en su mensaje el Pontífice puntualizó: “Conozco vuestros desvelos por los más necesitados, por quienes carecen de recursos, los desempleados, los que trabajan en condiciones infrahumanas, los que no tienen acceso a los servicios sociales, los migrantes en busca de mejores condiciones de vida, los campesinos… Sé de vuestra preocupación por las víctimas del narcotráfico y por los grupos sociales más vulnerables.”

En Ciudad Juárez, en su última homilía durante su visita a México en febrero pasado, el Papa Francisco mencionó que esa zona fronteriza para los migrantes es “un camino cargado de terribles injusticias: esclavizados, secuestrados, extorsionados… son fruto del negocio de tráfico humano, de la trata de personas”.

Franco Coppola llegará a México en medio del debate de la iniciativa presidencial de los matrimonios igualitarios, en la que los católicos, acompañados por sacerdotes, religiosas y algunos obispos, salieron a marchar por la “defensa de la familia”.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

1 COMENTARIO

victor perez

Efectivamente en México existe la violencia y la pobreza y muchas cosas más. De eso somos responsables todos los mexicanos, incluído el gobierno, pero más los ciudadanos, porque finalmente al mal gobierno lo podemos deponer o exigirle que cumpla. Lo que debemos hacer es poner alto a estos problemas mediante el trabajo, la educación y la solidaridad hacia aquellos que lo necesitan. Hay que dar trabajo si lo tenemos. Desde la familia podemos hacer mucho también, inculcando valores a nuestros hijos para que rechacen la violencia, las actividades ilícitas y todo aquello que daña la imagen de nuestro país. Las Iglesias deben hacer lo mismo, de otra manera como le vamos hacer? La violencia genera más violencia. Por otro lado los EU también deberían poner algo de su parte y disminuir el consumo de drogas. Las actividades del narcotrafico en México y la violencia que le acompaña, se debe fundamentalmente a que en el país vecino existe el mercado más grande de consumidores de droga y algunos mexicanos (no todos) se han avocado a la tarea de suministrarselas (matándose incluso). Que se puede hacer allí, habría que ver.

Responder a este comentario0 | 0