Los fast food que no pegaron en México

Ya sea por el tipo de comida, fallas administrativas o precios menos competitivos, estos negocios no conquistaron a los clientes del país.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
La cadena restaurantera Taco Bell no tuvo éxito en México. (Fotos: Facebook)

La cadena restaurantera Taco Bell no tuvo éxito en México. (Fotos: Facebook)

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- La competitividad y la aceptación del concepto influyen en la permanencia de ciertas cadenas restauranteras, que pese a tener éxito en su lugar de origen o incluso en otros países, no necesariamente tienen asegurada su estadía en México.

Ya sea porque los mexicanos no estaban acostumbrados al tipo de alimentos que ofrecen estos restaurantes, una mala administración o porque los precios pudieron ser más altos y menos competitivos, te invitamos a recordar tres negocios que no lograron posicionarse entre las preferencias de los comensales en este país.

Taco Bell 

Fue fundado por Glen Bell en Downey, California el 21 de marzo de 1962.

Para 1970 habían 325 restaurantes de este concepto en Estados Unidos. Posteriormente, en 1978, la cadena fue vendida a PepsiCo. 


La cadena de comida inspirada en la cocina mexicana llegó por primera vez a México en 1991.

El menú conformado por tacos, burritos, gorditas, ensaladas y chalupas, cuyo sabor era muy diferente a los platillos típicos del país, no lograron convencer a los clientes, por lo que tuvo que cerrar ante la baja demanda.

Quince años después la cadena se atrevió a intentarlo por segunda ocasión, incluso agregó papas a la francesa en su menú, pero de nuevo no logró atraer comensales.

Así, tras dos años de prueba, la cadena cerró  otra vez sus operaciones en diciembre de 2009.

Popeyes Chicken & Seafood

Conocido originalmente como Popeyes Chicken & Biscuits, fue fundado en 1972, en Nueva Orleans, cuenta con más de 2 mil unidades, en más de 20 países.

La franquicia tuvo presencia primero en Monterrey, donde logró colocar más de 10 establecimientos, operados por Grupo Proalimex desde el 2002.

La llegada de esta cadena a la Ciudad de México fue en 2004, cuando la operadora de restaurantes, Alsea acordó un plan para abrir 110 unidades en nueve años.

Sin embargo, en 2008 todos los restaurantes Popeyes se despidieron del territorio nacional definitivamente.

Ese año Alsea dio por concluido el acuerdo que tenía con AFC Enterprises ya que para entonces sólo contaban con 10 establecimientos de este concepto ante el bajo desempeño de las unidades, cuando para ese año se esperaba ya contar con al menos 55 restaurantes.

Habib's

Este restaurante de comida árabe, de origen brasileño, fue fundado en 1988 y actualmente es una de las mayores redes de comida rápida de este tipo, con alrededor de 430 unidades en todo Brasil.

Este negocio se aventuró a entrar al mercado mexicano en el 2000, con prometedor potencial, ya que en sólo 18 meses habían logrado abrir tres Habib's en la Ciudad de México, uno en Patriotismo, otro en Camarones y en Marina Nacional.

El plan era lograr una expansión de 150 unidades entre propias y franquiciadas en otras ciudades del país.

Sin embargo, al final sólo llegó a abrir siete unidades y una mala administración provocó que este concepto desapareciera del país en 2004.

¿Recuerdas algún otro restaurante que haya desaparecido o que extrañes?

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

2 COMENTARIOS

juanin

el puesto de doña "pelos" cerro por mala administracion siempre le fiaban y nunca le pagaban

Responder a este comentario0 | 0

Anali

Wendy´s. Me gustaban mucho sus hamburguesas, pero lo que destacaba era su barra de ensaladas y los mousse de limón y chocolate que ponían de postre.

También me gustaba Arby´s. Su estilo de pan diferente y el roast beef recién hecho eran deliciosos.

Al que no extraño es al TGI Friday´s que había en la zona hotelera. Prometían una comisión si les mandabas turistas y nunca vi una flor de su jardín, a pesar de que por meses les estuve mandando gente. Nunca me gustó el ambiente que había ahí, y la comida no valía lo que costaba. Siguen con una sucursal en el aeropuerto y otra en Cumbres, pero nunca los he visto llenos.

Responder a este comentario1 | 0