22 de Agosto de 2017

México

La cazapadrotes se llama Rosi Orozco

Símbolo de lucha contra la trata de personas, la activista se involucró en la defensa de las víctimas de explotación sexual en 2005.

Como legisladora Rosy Orozco impulsó una ley para combatir la trata de personas. Ahora se puso a 'atrapar' padrotes haciéndose pasar por una adolescente en redes sociales. (Foto tomada de proyecto40.com)
Como legisladora Rosy Orozco impulsó una ley para combatir la trata de personas. Ahora se puso a 'atrapar' padrotes haciéndose pasar por una adolescente en redes sociales. (Foto tomada de proyecto40.com)
Compartir en Facebook La cazapadrotes se llama Rosi OrozcoCompartir en Twiiter La cazapadrotes se llama Rosi Orozco
Blanca Valadez/Milenio
CIUDAD DE MÉXICO.- Rosi Orozco es un símbolo de lucha contra la trata de personas, incluso ha participado en operativos policiacos para detener bandas dedicadas a esclavizar a mujeres pobres, muchas de ellas niñas, quienes suelen tener hasta 60 relaciones sexuales al día.

Orozco mandó un mensaje en un blog de padrotes, haciéndose pasar por una adolescente cuyo padre se encontraba en Estados Unidos, para identificar los sitios donde operan quienes contactan a sus víctimas por las redes sociales.

“Uno de ellos me mandaba mensajes de Dios, de superación, incluso llegué a pensar que se trataba de una buena persona, pero cuando la policía lo detuvo, porque quedamos de vernos, me explicaron que se trataba de uno de los peores padrotes de La Merced”, comentó la activista, quien participará en el Foro Mujeres que Dejan Huella, organizado por Grupo Milenio.

Orozco se involucró en la defensa de las víctimas de explotación sexual tras acudir, en 2005, al seminario The Bridge Project, organizado por Concerned Women of America, en Washington, donde escuchó testimonios de mucho dolor, como el de Layda.

En aquella época, recordó, México no tenía leyes, refugios y mucho menos programas de apoyo, por lo que comenzó a meterse a La Merced y diversos sitios de prostitución para identificar el perfil de las víctimas, además de la forma de operar de los delincuentes para construir los pilares que pudieran reintegrar a dichas mujeres a la sociedad.

La fundación Camino a Casa, que comenzó a operar en 2007, ha apoyado hasta la fecha a 200 mujeres, 190 de ellas víctimas de explotación sexual y 10 de esclavismo laboral.

Impacto en la ley

Cuando Rosi Orozco ganó una curul, centró sus energías en promover la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, en 2012.

Se trata de una ley esencial ya que, de acuerdo con informes de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, México es el segundo país —después de Tailandia— con más víctimas de trata en el mundo. “Es un delito que genera a escala mundial ganancias por más de 150 mil millones de dólares”.

Por ser un país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata,  resultaba esencial visibilizar que la pobreza que sufren mujeres de Chiapas, Veracruz, Tlaxcala y Oaxaca es lo que propicia que el delito quede en la impunidad.

Estadísticas de la Fundación Scelles, de Francia, señalan que hay más de 500 mil personas explotadas sexualmente en México, en tanto que la Fundación Walk Free, de Australia, reporta 373 mil 800 víctimas de esclavitud laboral.

El 1% son rescatadas

El Inegi refiere que hay 3.6 millones de personas, sobre todos niños, que son víctimas de explotación laboral, de mendicidad forzada y comercio sexual. Solo una de cien víctimas es rescatada en el mundo, de acuerdo con Onudc.

“Solo 1 por ciento de las mujeres logran escaparse de sus captores, entre otras cosas, porque el promedio de sobrevida de una mujer violada y golpeada constantemente, destruyendo por completo su dignidad, suele ser de cinco años”.

En la actualidad, en alianza con las universidades de Columbia Británica, de California, de Xochicalco y el Colegio de la Frontera Norte, se levanta un estudio en la zona de tolerancia de Tijuana, Baja California, para dimensionar el problema de la trata, tomando una muestra de 480 mujeres en situación de prostitución.

Alto porcentaje con sida

Los resultados obtenidos hasta ahora indican que 83.3 por ciento fue instigado a ese tipo de explotación antes de los 18 años, mientras que el resto fue coaccionado.

“Ese grupo comenzó a prostituirse a los 16 años y su primera violación ocurrió a los 14 años, en promedio, ya sea por familiares o por conocidos de los padrotes.

“Además, 66.7 por ciento ha sufrido algún evento traumático violento relacionado con un cliente; la media de escolaridad es de sexto grado de primaria y 16.7 por ciento está infectado con VIH/sida, un nivel muy alto en comparación con 1 por ciento de la población en general”, precisó.

Orozco agregó que los padrotes, a quienes ha entrevistado en las cárceles, suelen centrar su atención en jóvenes de 12 a 19 años; se valen del engaño, del enamoramiento o de ofrecer un trabajo para enganchar a mujeres.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios