22 de Julio de 2017

Opinión

La capa de ozono

Los daños a la capa de ozono provocan severos efectos en la piel de los humanos.

Compartir en Facebook La capa de ozonoCompartir en Twiiter La capa de ozono
Según la definición científica, la capa de ozono es un cinturón de gas ozono natural que se sitúa entre 15 y 30 kilómetros sobre la Tierra, como un escudo contra la dañina radiación ultravioleta B emitida por el sol. El ozono es una molécula altamente reactiva que contiene tres átomos de oxígeno.

En 1986, la investigadora estadunidense Susan Solomon mostró que el ozono estaba siendo destruido por la presencia de moléculas que contienen cloro y bromo que vienen de los clorofluorocarbonos. Estos gases se encuentran en casi todo, desde aerosoles para el cabello hasta los refrigeradores y unidades de aire acondicionado, entre otros equipos.

A mediados de 1980, científicos británicos notaron por primera vez un adelgazamiento dramático del ozono en la estratosfera, a unos 10 kilómetros por encima de la Antártida; las causas son el frío extremo y las grandes cantidades de luz. Esto ayudó a producir lo que se denominan nubes estratosféricas polares.

En su momento, los científicos determinaron que su ausencia aumenta las posibilidades de cáncer de piel y perjuicios a los animales y las plantas, entre otros efectos.

Hace un año se conoció la noticia de que la capa de ozono está comenzando a sanar, los expertos explican que encontraron una primera evidencia clara de que el adelgazamiento de ese gas sobre la Antártida comenzó a revertirse, pues aseguraron que, en septiembre de 2015, el agujero se redujo aproximadamente 4 millones de kilómetros cuadrados comparado con su tamaño de 2000. Un área que se asemeja a la superficie total de la India.

La razón de este mejoramiento en la capa de ozono se debe a la eliminación gradual de las sustancias químicas que la destruyen. La utilización de datos de los globos meteorológicos, satélites y simulaciones de modelos, demostraron que el adelgazamiento de la capa había disminuido durante el período y encontraron que más de la mitad de la contracción se debió únicamente a la reducción de cloro atmosférico.

A pesar de esa sorpresiva mejoría, no debemos confiarnos, ni olvidar que exponerse de manera directa y prolongada a los rayos del sol se ha comprobado que genera varias enfermedades; ya es indispensable usar bloqueador y no exponernos en horas de intenso calor al sol directo. La salud es primero.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios