23 de Mayo de 2017

Yucatán

Ciberacoso: violencia que causa molestia y depresión

Este problema se relaciona con un exceso en la intención de contactar a otra persona a través de internet: mensajes, llamadas...

El ciberacoso causa problemas en sus víctimas como la depresión. (Archivo/ SIPSE)
Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Una cosa es buscar información a través de internet para conocer un poco más a una persona, por curiosidad e interés, y otra es generar una interacción que moleste e incomode el espacio personal de la otra parte, en ese momento se crea una víctima de ciberacoso, que puede causar enojo o depresión, señaló la maestra en terapia familiar y de pareja, Ruth Puerto Espinosa.

En entrevista, la especialista señaló que el ciberacoso es una forma de búsqueda excesiva, de mandar mensajes continuos, conseguir el número de nuevo si ha sido bloqueado, incluso buscarlo a través de las redes sociales, etiquetar y mandar inbox.

La especialista advirtió que los acosadores cibernéticos son personas que aun cuando se les bloquea encuentran la forma de tener una comunicación con la persona que les interesa hostigar.

“Comienzas a ser víctima cuando la situación causa disgusto, desagrado, enojo, o todo lo contrario: tristeza, depresión y culpa, debido a que sentimos la responsabilidad de contestar, porque de no hacerlo la otra persona puede chantajear o culparlo”, dijo, por lo que pidió tener cuidado, ya que es un tipo de violencia.

Para frenar este problema hay que ser firmes, poner un límite, establecer que no desean esa clase de amistad porque les incomoda, y si es necesario perder el vínculo de amistad para que lo respeten, se debe hacer.

“Hay que saber decir 'no me parece', 'no me gusta la forma en la que está actuando' y pedir respeto; es importante marcar la línea de decir no y saber cuándo decir sí, hay que cuidar la información que se sube a las redes sociales”, mencionó.

Qué hacer

Ruth Puerto recomendó actuar en forma decidida, directa, sin rodeos, bloquear a las personas y eliminar números, aunque no siempre funciona, ya que los hostigadores buscan la manera de reanudar el contacto con otros números públicos o privados, aunque implique pedir prestado el teléfono.

Sobre las consecuencias de estos problemas, dijo, van desde personales y emocionales hasta físicas, ya que puede haber enojo, rechazo, depresión, debido a que las personas se sienten mal porque enseñan a ser empáticos y complacientes.

“Las personas no deben sentirse mal por tomar medidas para hacerse respetar”, insistió.
Afirmó que existen casos de personas a las que les han robado el celular y los hostigadores han utilizado esa información personal para ponerlas en páginas de prostitución, o editar las imágenes para simular desnudos, incluso chantajean a las personas con subir la información de no pagar por la devolución o son víctimas de bullying.

Ante ello, recomendó pedir ayuda legal y reportar el caso para que la Policía Cibernética actúe y anule las páginas que se estén usando con sus datos. No es un problema menor, pues hay muchos casos. 

Actitud agotadora
  • El acoso es una actitud excesiva que invade el espacio personal, causa enojo y agota el tener que estar respondiendo o saber de una persona.
  • No es difícil que las personas se den cuenta de que son víctimas, lo difícil es reconocerlo por el sentimiento de culpa por no saber qué le pasará por su rechazo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios