El Ilustrador

Destacada yucateca en la música

Amy Palma Canto ha sido desde hace muchos años impulsora de la música en el sureste.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Amy Palma Canto, tremenda violinista pero, desgraciadamente no tiene cabida en la OSY. Allí, sólo exquisitos del director Juan Carlos Lomónaco tienen vía libre, ¿o no? (Sergio Grosjean/SIPSE)

Amy Palma Canto, tremenda violinista pero, desgraciadamente no tiene cabida en la OSY. Allí, sólo exquisitos del director Juan Carlos Lomónaco tienen vía libre, ¿o no? (Sergio Grosjean/SIPSE)

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El pasado sábado 8 de octubre se ejecutó el debut mundial de la Orquesta Sinfónica de Mujeres de México, y con ello fue formalmente inaugurado el Festival Internacional de Música Cancún 2016. 

Este evento convocó a un importante número de personas que estuvieron dispuestas a celebrar con música orquestal el aniversario de la fundación del estado de Quintana Roo, ya que como recordaremos este territorio perteneció al estado de Yucatán antes que sufriera su segunda escisión territorial (ya que décadas antes le fue desmembrado el actual estado de Campeche), al decretarse la creación del territorio federal de Quintana Roo, con capital en el puerto de Payo Obispo (hoy Chetumal, y hace 42 años, finalmente, erigido como estado libre y soberano).

Sin duda, este novedoso evento captó la atención mundial, ya que se ejecutó un concierto en el que sus integrantes pertenecen exclusivamente al bello sexo, siendo este un caso atípico en nuestro país. Las 60 mujeres instrumentistas provenientes de diversas orquestas sinfónicas o filarmónicas de México y, específicamente, de 21 distintas ciudades de México y originarias de 10 distintos países del mundo que hicieron estremecer a la ciudad más importante de Quintana Roo, compitieron entre 506 participantes para formar parte de esta novedosa orquesta que recibió la asesoría y el acompañamiento de un comité internacional conformado tanto por músicos de España y México, y dirigida por la española Beatriz Fernández Aucejo.

Yucatecas elegidas

Dentro de este distinguido grupo de féminas se encuentran dos yucatecas únicamente: La maestra Jessica Rosado Azcuaga y la licenciada Amy Guadalupe Palma Canto, quien es directora del Grupo Orpheus. 


Amy, en conjunto con su grupo, ha sido desde hace muchos años impulsora de la música en el sureste, y también ha llevado nuestra representación musical y cultural más allá de las fronteras de México, realizando proyectos culturales y difundiendo música yucateca y mexicana en los lugares donde ha radicado: España, Alemania y Estados Unidos. Prueba de esta vinculación son los múltiples proyectos culturales con músicos europeos y estadounidenses que ha presentado en nuestro medio.

Pero algo más relevante en el contexto que nos ocupa es que Amy, una de las fundadoras de la Orquesta Sinfónica deYucatán, fue también la creadora de las primeras agrupaciones de música de cámara en el sureste, exclusivamente conformadas de mujeres. 

La creación del cuarteto Clío y del grupo Orphems -ambos parte de Grupo Orpheus- en el 2004, fueron algunos de los esfuerzos para impulsar y consolidar el importante papel de las mujeres en el desarrollo artístico y, al mismo tiempo, demostrar la inclusión y colaboración internacional que la música debe procurar.

Malinchismo en Yucatán

Desgraciadamente, en algunas agrupaciones musicales de nuestro estado, entre ellas la Sinfónica de Yucatán, esta inclusión se esfumó ya que hemos observado que desde años atrás se ha limitado la participación de yucatecas y yucatecos, al reservarse las oportunidades de ingreso y de ejecución -en puestos de liderazgo de sección y como solistas- a extranjeros (algunos ya nacionalizados), quienes inicialmente vinieron a desarrollar el talento yucateco.

Uno de los puntos más evidentes de esta situación es perceptible en el proceso de selección de músicos, ya que hasta hace poco las audiciones de ingreso o promoción eran prácticamente inexistentes, seleccionándose los músicos a modo, o en otras palabras, por recomendación. Ahora se han hecho algunas audiciones aisladas para puestos o promociones menores; sin embargo, los puestos principales y un proceso de audición general y bien establecido todavía no está implementado.

Es interesante recalcar que el sistema de audición debe ser la base de competencia en cualquier organización orquestal, y pensamos que es imprescindible que un modelo estructurado de audición de convocatoria abierta se implemente cuanto antes en la OSY, tanto para  los músicos activos de la OSY, así  como para los actuales y futuros aspirantes de ingreso. Sin duda, esta es la única fórmula para realmente convertir a la OSY en una orquesta profesional y ofrecer igualdad de oportunidades basadas en mérito y competencia más que en influencias.

Punto interesante a resaltar es que el Gobierno del Estado debe estar al pendiente de este asunto, ya que como donataria del patronato debería motivar a éste a incluir a nuestros músicos yucatecos. 

Honor a quien honor merece, reconozco el gran esfuerzo que han tenido sus promotores para mantener esta importante sinfónica y ojalá que estos hombres y mujeres que han luchado por este importante proyecto no se mareen por la influencia de músicos que no comparten los ideales de darle cabida a los yucatecos y, en cambio, consideren que la Orquesta Sinfónica de Yucatán debe transformarse propiamente en una orquesta de Yucatán con la colaboración extranjera y no a la inversa como, por desgracia, es ahora. ¡Por los chones zurrados de los divos de la OSY! 

Mi correo es [email protected] y Twitter: @sergiogrosjean.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

1 COMENTARIO

Claudia Frías

Que bien. Felicidades a la virtuosa violinista y mucho empuje a la música. Esperando tener Yucatecos en la orquesta. Bravo!

Responder a este comentario0 | 0