El Ilustrador

Nombre oficial de Yucatán y sus municipios

En el siglo XIX se ordenó que todos los municipios llevaran un sobrenombre para honrar la memoria de los héroes de la nación.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
El nombre del municipio de Izamal, Yucatán, honra la memoria del general Porfirio Díaz Mori, quien fuera Presidente de México en varias ocasiones. (Archivo/Agencias)

El nombre del municipio de Izamal, Yucatán, honra la memoria del general Porfirio Díaz Mori, quien fuera Presidente de México en varias ocasiones. (Archivo/Agencias)

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Legalmente, a nuestro estado le fue añadido el sobrenombre Zavala, es decir, fue denominado Yucatán de Zavala, en honor al ilustre Lorenzo de Zavala, quien fuera  liberal y federalista yucateco, así como primer vicepresidente de la república de Texas. De la misma forma,  gran parte de los municipios de nuestra entidad recibieron un sobrenombre o cognomento que fue utilizado pocos años y cayeron después en el olvido. Entre los pocos que han supervivido en la memoria de las gentes y en las comunicaciones oficiales tenemos: Progreso de Castro, Chuburná de Hidalgo, Dzilam de González o Dzilam de Bravo por citar algunos ejemplos.

Puedo entender que esta ausencia  de conocimiento  de nuestra historia se presente incluso entre la clase política, solo que algunos de estos se vuelan la barda, como en el caso de Sinanché, que en la bonita  portada de su palacio municipal señala con colosales letras,  “H. Ayuntamiento Constitucional Municipio de Sinanche”, olvidándose que oficialmente  la letra “e”  de Sinanché  lleva acento. Esto sin duda resulta  una barbaridad, ya que si al rotulista  se le escapó el acento o simplemente siguió instrucciones de alguien, existe un contingente de burócratas (llámese  alcalde,  regidores, secretario, etc. etc.) que ya debieron haber señalado esta deficiencia y corregirla, por lo  que le sugerimos darle una pincelada.

Pero no alejándonos del tema que nos ocupa, en el último cuarto del siglo XIX hubo una iniciativa que presentó el  Diputado Dr. Juan Pío Manzano (años más tarde de Gobernador de Yucatán) en la que señalaba que cada una de las poblaciones del estado  debería llevar un sobrenombre para recordar la memoria de los héroes de la nación. 

Esta, acogida por la legislatura en turno, motivó a que se decrete que  los Ayuntamientos y Juntas Municipales celebrarían sesiones extraordinarias con sólo el objeto de unir un nombre célebre al de cada pueblo de sus respectivas demarcaciones, llámese un héroe de la Republica, especialmente del Estado, o  el de un personaje histórico que hubiese prestado importantes servicios a la humanidad en cualquier ramo. 


Los sobrenombres 

En observancia de esta  disposición legislativa, numerosas poblaciones de Yucatán recibieron sobrenombres o cognomentos, con excepción de la ciudad de Mérida, quizás, por ser conocida desde antaño, como “Mérida de los Montejos”. 

La lista es extensa  por lo que en esta ocasión, solo  citaremos solo algunas poblaciones señalando el nombre y una pincelada del perfil de los personajes: 

Valladolid de Juárez: Benito Juárez, abogado y político liberal, presidente de México en diversas ocasiones.

Izamal de Díaz: Porfirio Díaz, militar mexicano, presidente de México en siete ocasiones.

Tekax de Vela: Cura Canuto Vela, sacerdote político y orador nacido en Tekax en 1802 y muerto en 1858 durante la Guerra de Casta, quien destacó por  encabezar una comisión para pactar la paz.

Ticul de Morales: Coronel Alberto Morales, militar comerciante y diplomático.

Peto de Rosado: Teniente Coronel Eulogio Rosado, participante activo de la Guerra de Castas de 1847.

Tizimín de Mezo: Teniente Coronel Manuel F. Mezo, militar nacido en Tizimín y enlistado en el ejército gubernamental durante la Guerra de Castas.

Espita de Peniche: Tomás Peniche Gutiérrez, nacido en Espita, participó en 1847, entre las filas del coronel José Dolores Cetina, durante el combate librado cerca de Valladolid.

Maxcanú de Novelo: Juan de Dios Novelo, militar ascendido a capitán combatiente de la Guerra de Castas, el lado gubernamental.

Hunucmá de Caldera: Cura Lorenzo Mateo Caldera, es a quien se  debe la construcción de los templos de Hunucmá y de Tetiz. Cuenta la tradición que gastaba su dinero a favor del bien público:

Sisal de Pérez: Pedro Ildefonso Pérez, poeta. Sus escritos comenzaron a publicarse en el Registro Yucateco; su escrito La ida del sol, le abrió las puertas de la popularidad.

Progreso de Castro: Juan Miguel Castro, fundador del puerto de Progreso. 

Algunos casos  como el de Motul son diferentes ya  que primeramente fue Motul de Cepeda Peraza,  en honor a Manuel Cepeda Peraza, militar y defensor de la república en tiempos de Benito Juárez y luego gobernador, siendo que ahora se le conoce a esta población con el sobre nombre de Carrillo Puerto en honor al ex gobernador que fue nativo del sitio. 

Por su parte, Homún y  Sotuta llevan el sobre nombre de  Pasos, en honor al Coronel José Dolores Pasos, militar partidario del ex gobernador  Miguel Barbachano, quien se incorporó a las disputas políticas entre barbachanistas y mendistas en su natal Sotuta a mediados del siglo XIX. 

Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

4 COMENTARIOS

Sergio Grosjean

En respuesta a

Muchas gracias por sus comentarios. En el caso del asunto de Tekax, tenemos el acta de la época al igual que casí todos los que hemos hallado, ya se decretó que los poblados debian escoger el nombre de algún héroe o alguién que haya destacado por hacer el bien ya sea nacional o local.

Responder a este comentario1 | 0

CIUDADANO X

¿Tekax de Vela? Qué raro: en Wikipedia y desde hace tiempo, antes de que exista Wikipedia, yo sabía que a esa ciudad se le denomina TEKAX DE ÁLVARO OBREGÓN. Por qué: eso sí que no lo sé. Saludos.

Responder a este comentario0 | 0

Sergio

No es cierto, es de la familia del rata de Rodriguez Asaf

Responder a este comentario1 | 0

Mis dos centavos

Venia un cubano en su balsita lastimosamente remando todo quemado de la piel con ampollas, visiblemente cansado y con severa deshidratacion

De su boca pegajosa por la falta de liquido y el sol abrazante y con sus ultimos alientos de remar por dias le pregunta a un habitante; oye camarada ¿donde es aqui?

Y el otro le contesta "estas en Progreso de Castro"

El agotado balsero con nuevos brios gira su humilde lanchita en sentido contrario y rema desesperadamente para alejarse de ahi

Responder a este comentario11 | 0