Bajo 'lupa fiscal', 165 asociaciones religiosas e iglesias en Yucatán

Deben declarar ingresos y egresos a través de las revisiones electrónicas que se pusieron en marcha el mes pasado;

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Las nuevas revisiones electrónicas del SAT hacia iglesias y asociaciones religiosas pretenden evitar 'actividades vulnerables', como el lavado de dinero. (SIPSE/Foto de contexto)

Las nuevas revisiones electrónicas del SAT hacia iglesias y asociaciones religiosas pretenden evitar 'actividades vulnerables', como el lavado de dinero. (SIPSE/Foto de contexto)

Candelario Robles/William Sierra
MÉRIDA, Yuc.-  El Servicio de Administración Tributaria (SAT) vigila con lupa a las 156 iglesias y congregaciones religiosas registradas en Yucatán para que declaren ingresos y egresos, esto a través de las revisiones electrónicas que se pusieron en marcha el mes pasado, con estas nuevas medidas se pretende evitar “actividades vulnerables”, como el lavado de dinero.

El organismo federal detalló que las revisiones electrónicas a las iglesias no persiguen fines recaudatorios, sino de control en el cumplimiento de las obligaciones fiscales de esos contribuyentes, que hasta el año pasado no tributaban sus ingresos a través de los impuestos al Valor Agregado (IVA) o Sobre la Renta (ISR).

En Yucatán, al corte del 30 de septiembre, 156 organizaciones religiosas con registro ante la Secretaría de Gobernación debieron declarar y, en su caso, pagar impuestos como cualquier otro contribuyente.

El SAT detalló que las iglesias están obligadas por la Ley a declarar sus ingresos y sus gastos al SAT a partir del cierre del primer semestre de este año, ya sea a través de la contabilidad electrónica o de la aplicación “Mis cuentas”, que provee la propia autoridad fiscal.


Añadió que si una iglesia recibe limosnas o donativos por más de 118 mil pesos, tiene la obligación de registrar el monto en sus finanzas, y si ésta asciende a 235 mil pesos debe identificar al donante y dar aviso al SAT.

El contador público certificado y ex presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Rodolfo Martínez Septién, detalló que actualmente la fiscalización electrónica se aplica a todos los contribuyentes: asalariados, profesionistas y empresarios, todos los que tengan RFC en activo.

Explicó que las revisiones electrónicas a las iglesias y asociaciones religiosas se aplicarán de la misma manera, a través del buzón tributario electrónico, en donde los contribuyentes que sean notificados de alguna irregularidad tienen tres días para contestar.

“El SAT inicia el contacto a través de un correo electrónico, donde dice que el contribuyente tiene adeudos con el fisco por equis cantidad de dinero, entonces el contribuyente tiene tres días para revisarlo, y de ahí, 15 días para explicar o rebatir al SAT. Aquí el problema es si no se revisa el buzón tributario y pasa el tiempo para inconformarse, se puede llegar hasta el embargo a los contribuyentes”, recordó.

Control, no recaudación

En su portal, el SAT informó que se realizó una primera etapa con los contribuyentes religiosos contribuyentes del país y del Estado, en el que se les incorporó al sistema para realizar su contabilidad por medios digitales y que empiecen a utilizar la factura electrónica.

El organismo federal precisó que la medida tiene fines de control, principalmente, no de recaudación, ya que, “los ingresos de las organizaciones religiosas, como los provenientes del diezmo y de otro tipo de ofrendas, están exentos de impuestos cuando son utilizados para los fines de la asociación religiosa”.

“Las asociaciones religiosas deberán registrar sus ingresos y egresos ante el SAT, y los ministros de culto estarán obligados a emitir recibos de honorarios o pagar impuestos vía nómina, como cualquier otro contribuyente”, citó la dependencia. m

Preparados para cumplir con la ley

En mayo pasado, líderes de diversas asociaciones religiosas en el Estado recibieron asesoría y capacitación sobre el régimen fiscal aplicable a estas agrupaciones para el ejercicio 2016, que les permitirá llevar un control electrónico de sus finanzas y cumplir con sus obligaciones en este rubro.

La Subsecretaría de Desarrollo Social y Asuntos Religiosos del Gobierno del Estado destacó la importancia de preparar a los dirigentes de estos organismos para que conozcan los deberes que tienen conforme a la ley.

Las asociaciones religiosas deben llevar un registro básico de todas sus operaciones e informar sobre sus ingresos y egresos ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Su obligación es presentar su declaración una vez al año, la finalidad de la medida es transparentar los recursos que manejan estas organizaciones sin fines recaudatorios. 

El taller fue impartido por la administradora de Servicios al Contribuyente del Servicio de Administración Tributaria (SAT) en Mérida, Leticia Jeanette Martínez Medina, quien orientó a sus participantes sobre cómo llevar dicho registro para hacer su declaración informativa anual ante la instancia

Señala la Diócesis de Yucatán  que rinde cuentas... y claras

La Diócesis de Yucatán, como cualquier otra agrupación o institución, rinde cuentas en materia fiscal y, en su caso, todas las parroquias lo hacen de manera conjunta como asociación religiosa, expresó el presbítero Jorge Martínez Ruz, a cargo del Pastoral de Comunicación Social.

“Muchos pensarán que las Asociaciones Religiosas (AR) pasan desapercibidas en materia de fiscal, pero no es así, rendimos cuentas, y cuentas claras, ante el SAT”, afirmó.

El presbítero mencionó que cada Diócesis tiene su propio sistema de contabilidad. Hay lugares en las que cada parroquia es autónoma de rendir cuentas directamente al servicio de Administración Tributaria (SAT), un poco impráctico, aunque eso lo decide cada Estado.

En el caso de Yucatán, la diócesis es una sola asociación religiosa y todas las parroquias están adscritas a esta AR.

En Yucatán, explicó, cuentan con el Consejo Diocesano de Asuntos Económicos, el cual tiene un equipo de contadores y abogados que se encargan de velar por la contabilidad de cada parroquia. de tal manera que cuando llega la auditoria por parte del SAT, o el momento de hacer declaraciones, todo se hace a través de esa oficina.

Los contadores de este consejo se encargan de revisar que las parroquias estén en orden, al día, es decir, que los empleados que estén contratados se les pague conforme a la ley, incluso se reporta todo el ingreso económico.

“Todo lo que entre por donativos, incluso hasta las colectas, se tiene que reportar. Notificamos cuánto entra, pues hay varias leyes que piden eso, como contra el ley de lavado de dinero. Cuando se manejan cantidades, hay que justificar de dónde han venido. Precisamente, previendo esa ley rendimos cuentas puntuales, mensuales”, añadió.

“La contabilidad que lleva ese consejo es el que recibe las cuentas. La diócesis está organizada así, pues como cualquier otra empresa tenemos empleados, gente asegurada, pensionados, todo conforme  a ley. La Iglesia, ante todo, tiene que ser cumplidora de eso”, señaló. 

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.