29 de Junio de 2017

Yucatán

Historia del Santuario Guadalupano

San Cristóbal fue el primer templo del sureste en ser reconocido por el Vaticano como Santuario Diocesano.

En el aniversario 482 de las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego recibe a más de 25 mil antorchistas, 200 peregrinaciones y 50 mil feligreses. (Milenio Novedades)
En el aniversario 482 de las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego recibe a más de 25 mil antorchistas, 200 peregrinaciones y 50 mil feligreses. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Historia del Santuario GuadalupanoCompartir en Twiiter Historia del Santuario Guadalupano
Martha Chan/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Construida prácticamente a mano por indios mayas, la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe tardó 40 años en ser edificada en el último tercio del siglo XVIII.

Intervinieron en la cimentación los obispos Ignacio de Padilla y Estrada y Fray Luis de Piña y Mazo, recordó Monseñor Manuel Vargas Góngora, párroco desde hace 34 años de ese templo católico, ubicado en el barrio de San Cristóbal.

En 1968, la iglesia de San Cristóbal se convirtió en la primera en el sureste mexicano en ser reconocida por El Vaticano como Santuario Diocesano Mariano, ante la multitud de peregrinos guadalupanos que llegaban a venerar a la Morenita del Tepeyac.

Sin embargo, lo que más resalta de la casa de María de Guadalupe son los grandes medallones de sus cuatro apariciones al indio Juan Diego, que fueron pintadas por unos hermanos originarios de Campeche. 

En 1979 se mandó a pintar dos nuevos medallones que representan la aparición de la Virgen a Juan Bernardino y a la Santísima Trinidad con la imagen Guadalupana.

Esas seis grandes imágenes son las que iluminan el recinto católico, además de 19 vitrales elaborados por la pintora Nery Falconi Vera, que representa las apariciones guadalupanas y otros motivos.

Monseñor Vargas Góngora recordó que la iglesia fue edificada por indios mayas, quienes con sus propias manos pusieron piedra por piedra, pues no existían los vehículos pesados que ahora se utilizan en las construcciones, de manera que esas personas tardaron más de 40 años en concluir ese templo mariano.

Actualmente, en el aniversario 482 de las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego recibe a más de 25 mil antorchistas, 200 peregrinaciones y 50 mil feligreses.

Devoción mariana

En Mérida hay cuatro templos católicos en honor a la Virgen de Guadalupe, cuyos feligreses venerarán este 12 de diciembre con diversas actividades a la Reina de México y Emperatriz de América,  al celebrar los 482 años de sus apariciones al indio Juan Diego, en el cerro del Tepeyac.

Esos sitios marianos son: las rectorías de Nuestra Señora de Guadalupe y Santa María de Guadalupe, en el Barrio de San Cristóbal y la Unidad Habitacional Cordemex, respectivamente, cuyos párrocos son Monseñor Manuel Vargas Góngora y Armín Amílcar Rivero Castillo.

También están las capillas: Villa de Guadalupe y Nuestra Señora de Guadalupe Reina de las Américas, de las colonias Gonzalo Guerrero y Ciudad Industrial, los párrocos son el canónigo Raúl Ignacio Kemp Lozano y el Pbro. Rafael Arcángel García Tun, respectivamente.

Todos los templos católicos marianos tienen feligreses que por años han dedicado su labor cristiana para sacar adelante su iglesia; apoyan con diversas obras de caridad y eventos para construir, remodelar u ofrecerle un mantenimiento.

Antorcha de la fe

El arribo masivo de peregrinos y antorchistas hacia el Santuario mariano de San Cristóbal inició el martes 10 de diciembre y hoy es su día más fuerte, por ser la efémerid en honor a la Virgen de Guadalupe.

Esa parroquia se prepara con más de un mes de anticipación para recibir a miles de guadalupanos, pues hay que ofrecerles desde alimento hasta un lugar para descansar, aunque sea en el atrio para que después sigan su peregrinaje, ya sea de retorno al lugar de donde salieron o continuar hasta algún otro Estado. 

El martes pasado se efectuó una de las procesiones más vistosas, la de los payasos, mientras que ayer hubo 10 peregrinaciones, incluyendo la de Bomberos de la SSP.

Datos interesantes

  • Fue la última parroquia construida por la corona española en el Estado. Este edificio está ubicado en el barrio de San Cristóbal donde toma su nombre la iglesia, originalmente fue poblado por indígenas del centro del país traídos a la ciudad por Francisco de Montejo El Mozo, en apoyo a la conquista final  de Yucatán. 
  • La primera piedra del templo se colocó el 4 de noviembre de 1756, mientras se edificaba se utilizó un pequeño templo de madera. El obispo Fr. Ignacio de Padilla Estrada donó mil pesos para iniciar la construcción de la iglesia.
  • Por disposición de Carlos IV, de los bienes del obispo Fr. Luis Piña y Mazo, quien falleció el 22 de noviembre de 1795, se tomó lo necesario para construir la iglesia.
  • El templo se terminó de construir en 1796.
  • Antes de esta construcción, hubo un primitivo templo que originalmente estuvo en manos de los franciscanos, localizándose en el poblado de San Cristóbal, anexa al Convento Mayor de Mérida, donde ahora se encuentra el mercado de San Benito.
  • El barrio de San Cristóbal hacia 1815 fue el principal proveedor de artículos de cuero, industria peletera que fue orgullo del suburbio.
  • Se tiene registro que para 1841 en el mes noviembre, se celebraban  las fiestas de San Cristóbal en honor a Nuestra Señora de las Angustias, con misas, procesiones, bailes y corridas.
  • En 1968 esa iglesia se convirtió en la primera en el Sureste mexicano en ser reconocida por el Vaticano como Santuario Diocesano Mariano.
  • Lo que más resalta de la casa de María de Guadalupe son los grandes medallones de sus cuatro apariciones al indio Juan Diego, que fueron pintadas por unos hermanos originarios de Campeche.
  • Actualmente, en el aniversario 482 de las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego recibe más de 25 mil antorchistas, 200 peregrinaciones y 50 mil feligreses.
  • El presbiterio está sobre una plataforma, cinco escalones más altos que el piso de la nave, al frente está el altar de piedra y detrás un retablo que ocupa el muro del fondo hasta a la bóveda y en nicho se colocó la imagen de la Virgen de Guadalupe. 
  • El templo es de mampostería de piedra de una sola nave en forma de cruz latina. 
  • La cubren bóvedas de mampostería de las llamadas de crucerías de pañuelo, los casetones imitan a  los de la Catedral. 
  • Su cúpula es de media naranja, que descansa sobre una ancha cornisa. 
  • Tiene 8 ventanas en arco de medio punto, los cuales están sellados con vitrales que llevan diferentes motivos religiosos. 
  • Sus muros son lisos, en las paredes del interior hay unos medallones pintados representando las apariciones de la Virgen de Guadalupe. 
  • Su portada principal es elaborada, en el dintel de la puerta se observa cómo hubo un esmerado labrado en la piedra; esta ornamentación recorre también las jambas laterales de la puerta, formando racimos de uvas y hojas de acanto, en los accesos laterales es más simple el decorado.
  • En la parte alta de los muros hay un pasadizo que rodea toda la construcción, es un camino de ronda que se incluyó como punto de vigilancia y de defensa en caso de una revuelta.
  • En pinturas del interior de ese recinto católico se narran las cuatro apariciones de la Virgen a San Juan Diego y a Juan Bernardino, así como la Santísima Trinidad con la imagen Guadalupana.
  • Se localiza en una pequeña manzana, colinda al norte con el callejón 67-A, al sur con la calle 69, al oriente con el callejón 48-A y al poniente con la calle 50 y el parque de San Cristóbal, situado al frente de la fachada principal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios