Martes, 27 de Septiembre del 2016

Iglesia de Itzimná, de exquisita belleza

La imagen de la Virgen traída del Viejo Continente sobresale en la capilla que levantaron los conquistadores en 1572.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
La iglesia de Itzimná,  muestra de la arquitectura franciscana del siglo XVI, cuenta con una rica historia incluido un altar traido de París a principios del siglo XX. (Fotos: José Acosta/SIPSE)

La iglesia de Itzimná, muestra de la arquitectura franciscana del siglo XVI, cuenta con una rica historia incluido un altar traido de París a principios del siglo XX. (Fotos: José Acosta/SIPSE)

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- De fachada sobria, este pequeño recinto religioso, ubicado el nor-oriente de Mérida y dedicado a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, es mejor conocido como la iglesia de Itzimná.

Fue levantado donde estuvo el adoratorio al dios maya Itzamná por parte del cacicazgo de Ceh Pech, que en 1580 era encabezado por Itzam Pech y estaba conformado por 180 individuos; la mayoría se fueron a Chuburná cuando llegaron los españoles y destruyeron sus ídolos.

Ahí los conquistadores levantaron en 1572 una capilla que aún conserva la pila bautismal. Estuvo bajo el resguardo de frailes franciscanos y dependió de San Cristóbal y Santa Ana; fueron estos custodios quienes promovieron la devoción al Cristo de las Esquipulas dedicado a San Miguel Arcángel hasta 1944. 

El edificio es una muestra de la arquitectura franciscana del siglo XVI; tiene una fachada sobria, rematada por una espadaña de tres vanos (huecos de luz), alta y ligera. La portada es de arco de medio punto y ventana coral con barandal de madera.


Fue fundada en 1710 por Andrés Chan, según indica una placa que se encuentra sobre la puerta de acceso a las escaleras del campanario. En la fachada del templo hay otra placa que data de 1719 y se considera fue la fecha de conclusión de la obra. La pila bautismal tiene la inscripción de 1869.

A mediados del siglo XIX fue restaurado el templo, cuyos trabajos fueron bendecidos por el Obispo Carrillo y Ancona e instituyó la devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro; el 25 de mayo de 1944 se erigió en parroquia por decreto del entonces Arzobispo de Yucatán, Fernando Ruiz Solórzano, quien refrendó la advocación a esa patrona, en tanto el Arzobispo Manuel Castro Ruiz lo declaró el 4 de septiembre de 1978 como santuario mariano.

Historia del altar 

En su interior está el altar dedicado a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, imagen que fue traída de París a principios del siglo XX.

La imagen original procede de Creta y fue venerada en Roma en la iglesia de los Agustinos a finales del siglo XV, y desde 1886 en la iglesia romana de San Alfonso. Su festividad se celebra el 27 de junio.

En ese entonces, la imagen era una litografía bizantina, se ignora si se deterioró o fue destruida. Datos de los historiadores indican que en 1904 el señor Miguel Martínez Romero y doña Benita Campos Palma de Martínez, devotos del Cristo de las Ampollas y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, cuando viajaban por Europa se prendaron de la belleza de la imagen de esa Virgen que vieron en un almacén en París.

Coincidentemente su hija María del Perpetuo Socorro Benita había cumplido dos años; la estancia del matrimonio en el Viejo Continente coincidió con la efervescencia del culto que había comenzado en 1886 y para lo cual se distribuyeron estampas y medallas de la imagen que salían desde Roma, París y Barcelona.

Así que en 1905, al regresar el viaje e instalados en su casa ubicada en la calle 60 por 53, iniciaron la diligencias para pedir a París la imagen considerándose bendecidos por su única hija; contactaron con la casa Dutard, ubicada en Francia, que se hizo cargo y embarcó en el vapor francés “la Provence” una caja de madera que pesaba 90 kilos y en la cual venía una estatua de madera esculpida y pintada con rico decorado de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de 1.50 de altura; el costo del envío, incluyendo la caja, fue de 962.35 francos.

La imagen estuvo con esa familia, pero la creciente devoción popular a la imagen y las peregrinaciones al santuario de Itzimná generaron que se quedara en la parroquia. 

Coronación de la Virgen

En su fachada, la puerta de acceso tiene un arco de medio punto y arriba una ventanilla que da al coro.  

En su interior, el templo es de una nave con bóveda de cañón corrido; en el altar hay un marco de piedra labrada con motivos vegetales, que muestra la imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro.

La coronación de la Virgen de la Parroquia de Itzimná se realizó el 7 de diciembre de 2007.

El 26 de marzo de 2010 se bendijo un Cristo bizantino, escultura tallada en madera de cedro de 1.36 metros; está hecho en madera estofada y su túnica está sujeta por un cordón franciscano, es obra del escultor jalisciense Agustín Parra.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.