Un sancochadero clandestino causó el incendio en reserva de Dzilam

Los tres siniestros atípicos recientes consumieron la quinta parte de hectáreas que todos los incendios de la temporada regular en Yucatán.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
En el combate de los recientes tres incendios atípicos, Yucatán recibió apoyo de la Marina con el helicóptero y el helibalde de 2800 litros de capacidad. (SIPSE)

En el combate de los recientes tres incendios atípicos, Yucatán recibió apoyo de la Marina con el helicóptero y el helibalde de 2800 litros de capacidad. (SIPSE)

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El incendio que consumió más de mil hectáreas en la Reserva Estatal de Dzilam fue ocasionado por un sancochadero clandestino de pepino, aseguró el delegado de la Profepa en Yucatán, dependencia que está interesada en coordinarse con las autoridades estatales para extender la búsqueda de los probables responsables en la zona. 

Indicó que la zona en cuestión, que se ubica entre los municipios de Dzilam de Bravo y San Felipe, cuenta con una superficie protegida de 61 mil 706.83 hectáreas, de las cuales resultaron afectadas mil 946, de éstas mil 334.5 lo fueron directamente por el fuego y las otras por cuestiones indirectas.

De las más de mil hectáreas dañadas, mil 281.16 ha eran de navajuela y tule y el resto de manglar.

Este incendió, que comenzó el 21 de septiembre pasado y que fue atacado primero por elementos del ejército, después la Armada y por la Comisión Nacional Forestal, fue provocado por el uso del fuego no controlado para sancochar pepino de mar.


Las fogatas se detectaron en la zonas costera de “Chisascab” y en un sobrevuelo, detectaron incluso una arista principal que sale de la playa y se extendió al oriente y poniente de esta reserva. Es una zona de difícil acceso por mar y tierra, es pantanosa.

En esa zona aún falta liquidar el incendio de San Felipe, señaló la gerente de la Comisión Naiconal Forestal, Lucía Canto Lara, quien comentó que el incendio está controlado en un 100 por ciento, ya consumió 318 hectáreas, pero aún tiene algunas zonas de calor en las cuales se está trabajando para extinguirlas.

Precisó que el incendio en la reserva de Dzilam-San Felipe consumió mil 265 hectáreas, más las 318 de éste último, suman una afectación de mil 583 ha.

Señaló que durante la temporada de incendios se generaron 154 siniestros, de los cuales 151 consumieron cinco mil 108 hectáreas durante la temporada oficial; los tres atípicos, fueron el de Dzilam, Sisal (156 ha) y San Felipe. 

La parte positiva, señaló, es que 70% de la zonas afectadas eran vegetación secundaria de fácil recuperación y sólo el 30% fue arbolado adulto.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.