Enigmas

Real de Salinas, el pueblo fantasma

Cerca de los manglares se encuentran los vestigios de lo que fue una próspera comunidad costera.

ENVÍA
Si nunca ha ido a Real de Salinas, le recomendamos que lo acompañe un guía si no quiere perderse. (Jorge Moreno/SIPSE)

Si nunca ha ido a Real de Salinas, le recomendamos que lo acompañe un guía si no quiere perderse. (Jorge Moreno/SIPSE)

Lo primero que se ve al llegar a Real de Salinas es una pequeña capilla en ruinas. (Jorge Moreno/SIPSE)

Lo primero que se ve al llegar a Real de Salinas es una pequeña capilla en ruinas. (Jorge Moreno/SIPSE)

Cruzando una enorme explanada se encuentran las casas de la antes próspera población. (Jorge Moreno/SIPSE)

Cruzando una enorme explanada se encuentran las casas de la antes próspera población. (Jorge Moreno/SIPSE)

Pescadores y leñadores que pasan por Real de Salinas aseguran que escuchan los gritos y lamentos de una mujer. (Jorge Moreno/SIPSE)

Pescadores y leñadores que pasan por Real de Salinas aseguran que escuchan los gritos y lamentos de una mujer. (Jorge Moreno/SIPSE)

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Ubicado a unos 10 kilómetros de Celestún, Real de Salinas es un lugar abandonado y conocido como “pueblo fantasma”, pues dicen que en este lugar pesa una maldición que hizo que todos los habitantes murieran de a poco y los escasos sobrevivientes prefirieran abandonarlo ante la decadencia que vivieron.

Real de Salinas se encuentra cerca de los manglares, ahí están los vestigios de lo que fue una próspera comunidad costera que se estableció en el siglo antepasado como resultado de la expansión de las actividades de la sal y el palo de tinte, hoy solo quedan las ruinas de las casas y edificios…

Para llegar a Celestún, nuestro guía fue don Ernesto Tinal Chuc “don Neto” (quien en otras ocasiones nos apoyó en expediciones al rancho San Joaquín y a “La herradura).

Si nunca ha ido a Real de Salinas, le recomendamos que lo acompañe un guía si no quiere perderse a la primera de cambio, pues para llegar hay un sinfín de caminos, atajos, vueltas, curvas, hondonadas y cerros, y por si fuera poco, no hay ni un solo letrero de referencia.

Lo primero que se ve al llegar a Real de Salinas es una pequeña capilla en ruinas, sin techo, que guarda entre sus silenciosas paredes los secretos de la gente que ahí vivió.

Cruzando la enorme explanada se encuentran las casas y, a la entrada, un texto escrito en una pared, que parece dar sentido a la supuesta maldición que lanzaron los lugareños sobre el puerto de Celestún:

“Bienvenidos señores visitantes a este su pueblo en ruinas a causa de los señores concesionarios del vecino puerto de Celestún que no dan trabajo a los que radican aquí”.

Según otras fuentes consultadas, cuando se desplomó el auge salinero, en los años setenta la población de Celestún se negaba rotundamente a dar trabajo a los “campechanos” (como les llamaban) de Real de Salinas, e incluso, algunos tenderos hasta se negaban a venderles provisiones.

Una de las teorías del odio hacia los pobladores de Real era que, supuestamente, un joven de ahí se robó a una señorita, hija de un conocido empresario celestúnense, lo que desató la furia de éste y de su círculo social.

Por ello Celestún trató de bloquear en todos los sentidos a Real de Salinas. Éstos, desesperados, sin comida y trabajo, fueron emigrando o muriendo, hasta quedar unas cuantas decenas de pobladores, uno de los cuales mandó a llamar a un poderoso brujo campechano para que hiciera una maldición a los celestúnenses, a los que culpaban de todas sus desgracias.

No sabemos si la maldición surtió efecto o se revirtió, pues a los pocos años la pobreza y la desgracia fue minando más a Real, hasta que sólo quedó una pareja de ancianos en ese lugar.

Era una pareja tranquila, que no se metía con nadie y que vivían de la caridad de los pescadores que por ahí pasaban; cuando murió el señor, la última sobreviviente fue doña Carmita, su viuda, quien con 70 años de edad y sin familia, continuó con su vida en este lugar hasta que a los pocos años falleció.

Se cuenta que los pescadores que acudieron a este lugar de pronto no la encontraron por ningún lado y al entrar a una de las alcobas de su casa la vieron tirada en el piso, con un rictus de dolor y espanto en su cara; no faltó quien dijera que murió de la impresión por algo que vio…

Esto ocurrió aproximadamente en 1975, y hasta la fecha, varios pescadores y leñadores que pasan por Real de Salinas, aseguran que escuchan los gritos y lamentos de una mujer, muy posiblemente el espectro de doña Carmita, la cual, por alguna razón, aún no descansa en paz.

Más adelante les platicaré sobre las evidencias que encontré en este sitio...

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

4 COMENTARIOS

maruka news!!!

real de salinas no es un lugar donde espanten tan solo es un lugar abandonado yo e hido cn mis amigos a todas horas deecho filmamos una pelicula de tarea a altas oras de la madrugada ino paso nada tambien emos ido a peskas "chivita" asta las 3 am i nunka nos a pasado nada ni emos visto nada soy de celestun i esa historia es una mentira

Responder a este comentario1 | 0

Eunice Lopez

En respuesta a

Hola. Lei su comentario. Soy estudiante de preparatoria, y estoy por hacer un escrito sobre la verdadera historia de Real de salinas. Me gustaria saber si usted me puede proporcionar datos veridicos sobre la historia, ya que en el Internet e informacion dada por lugareños del puerto aun no tengo la certeza de los que realmente fue esta hacienda. Gracias. !!!

Responder a este comentario0 | 0

Miguel Ángel González Ferrer

Jorge Moreno/SIPSE. Lo del cuento de brujas no me consta. Lo que si me consta es que "Don Eduardo Ferrer Berron", fue el propietario y empresario de esas tierras en los tiempos ilustres de la explotación de las salinas pertenecientes a la Hacienda del Real de Salinas, mejor conocido en ese entonces como Don Guayin, fue el patriarca de muchas familias de pescadores de la Riviera de Campeche, desde el Real de Salinas hasta Isla Aguada, Carmen, Campeche. El que suscribe Miguel Ángel González Ferrer, edad 57 años, nacido en Campeche, Campeche; nieto de Papá Guayin; soy primo hermano de Adolfo Ferrer Guimbarda (quien me antecede en esta suscripción) y algunas veces de vacaciones, tuvimos el gusto de acompañar a nuestro abuelo al Real de Salinas. Sr. Jorge Moreno, estoy en la mejor disposición para brindarle alguna información que sea en bien de la historia original del Real de Salinas de la honorable familia Ferrer Berron. Asimismo de la entonces Cooperativa de Producción Salinera "Fraternidad", cuyo origen fue desde el año de1939. Por su atención, Gracias!

Responder a este comentario0 | 0

ADOLFO FERRER

Soy nieto de don Guayin.... (Eduardo Ferrer Berron) Personaje muy querido y conocido en el Real en sus mejores epocas de los años 1960s... Soy Campechano y despues de 50 años estoy tratando de hacer algo . En nuestras pocas tierras que nos quedarón en el Real...

Campeche..... pedacito de Tierra que es el Real tan lejos de aqui y tan cerca del Cielo.

Hay muchas muchas historias.... Estaré por mis tierras en menos de un mes si Dios lo permite.

Responder a este comentario0 | 0