Ofrece SMN inigualable oportunidad de crecimiento (galería)

De entrada los jóvenes aprenden a ser más responsables y, tienen la oportunidad de cursar seis carreras.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
La próxima convocatoria para entrar al Servicio Militar Nacional será en enero de 2017. (Foto: José Acosta/SIPSE)

La próxima convocatoria para entrar al Servicio Militar Nacional será en enero de 2017. (Foto: José Acosta/SIPSE)

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El Servicio Militar Nacional no se debe ver como una obligación, al contrario, permite ayudar a forjar mejores ciudadanos, y además, abre puertas hacia un mejor proyecto de vida, según expresó el comandante de la Base Aérea Militar No. 8, General de Grupo Piloto Aviador Diplomado de Estado Mayor Aéreo, Román Carmona Landa.

“Cada vez es más frecuente que las distintas cámaras empresariales y algunas instituciones particulares de seguridad volteen a ver a estos muchachos porque tendrán la seguridad de que tienen cierta disciplina adquirida en el ámbito militar. Esto les da cierta garantía de que son jóvenes sanos y con una base de poder obtener mayores responsabilidades”, indicó. 

Entre otras cosas, mencionó que mediante el Servicio Militar Nacional buscan forjar en la juventud, el espíritu de servicio, responsabilidad, disciplina, se les inculcan valores, y de paso involucrarse un poco en el ámbito aeronáutico.

“Esto lo pueden ver como una opción en su futuro de ingresar en alguna de las carreras que se imparten el colegio de aire. Hay seis diferentes, piloto aviador, controladores de vuelo, meteorólogos, mecánicos de aviación y especialistas en electrónica,  todo ello como su vocación o en su proyecto de vida.


También mencionó que existe la opción de hacerlo en tres meses, que entre otras ventajas se ofrece, obtener alojamiento, equipo, vestuario, seguro social, atención médica el tiempo que dure la instrucción del internado -es de lunes a viernes, para que puedan convivir con la familia- y se les da un apoyo económico para gastos menores que tuvieran tener.

Los adiestramientos

Actualmente en la Base Aérea Militar No. 8, de la Fuerza Aérea Mexicana realizan su Servicio Militar 380 jóvenes y cinco mujeres voluntarias de la clase 1997, divididos en cuatro compañías, que a lo largo de cinco horas los sábados -la salida es la una de la tarde- reciben distintos tipos de adiestramiento, pláticas sobre derechos humanos, derecho internacional, ecología, del Plan D-N-III, instrucción de orden cerrado y de defensa personal, colaboran en la colecta del programa Un México sin hambre, y en jornadas de prevención contra las adicciones.

Entre los adiestramientos de mayor aceptación,  los propios conscriptos mencionaron el de orden de cerrado, mediante el cual aprenden a desplazarse en formaciones, y el de defensa personal, que les permite aprender técnicas para neutralizar a un oponente en caso de agresión.

El Cabo Policía Militar Ángel de la Rosa mencionó que con estas técnicas aprenden los principios básicos para someter a un agresor, “ya sea cuando te quieran golpear, aprenden a derribar y dejarlo inmóvil”. 

“Las técnicas que se emplean son con puro derribe, y empleo de manos, y se emplean, por ejemplo, en casos de asalto. Antes de comenzar se les recalca que esto que aprenden no es un juego, es algo que se aprende en casos de urgencia”, indicó De la Rosa, que aproximadamente cada cuatro meses participa junto con sus compañeros, en cursos de adiestramiento, como parte de la política de la policía militar.

Al respecto, el conscripto Pablo AbisailUicab González, de 19 años de edad, señaló que estas técnicas no son para dañar a alguien, sino para defenderse, y a la vez aprenden a mejorar su carácter, a ser disciplinados, adquirir fuerza y condición física.

Durante la jornada de ayer se pudo apreciar algunos ejercicios mediante el cual un “atacante” es derribado y una vez en el suelo, con las rodillas y manos apoyadas en determinados puntos del agresor, éste es sometido fácilmente.

También como parte de los ejercicios de orden cerrado,  los jóvenes en grupos bien definidos realizaron recorridos a pase rápidos con sendas armas.

Experiencia de mujer

Para Yoali Lisset Rodríguez Bolaina, de 18 años de edad, pertenecer al Servicio Militar Nacional es un orgullo y satisfacción, incluso a lo largo de estos meses le ha despertado el interés en estudiar una carrera militar.

Yoali, una de las cinco mujeres que realizan de manera voluntaria junto con 380 varones el SMN en la Base Aérea No. 8, manifestó que aunque no es una obligación para ellas, en su caso siempre había querido realizarlo, pues le llama mucho la atención todo lo que tenga que ver con la milicia.

“Aquí nos imparten materias como ecología, nos hablan del cuidado a la tierra, nos enseñan el armamento. Me gustaría seguir una carrera militar”, dijo, e invitó a que más mujeres a participar en el SMN, es  algo “muy padre, se llevaran una experiencia única, que no van a encontrar en ningún otro lado, más que aquí”.

“Esto no es algo exclusivo para hombres, aquí también hay mujeres, y como tales podemos demostrar que estamos listos para realizar cualquier tipo de actividades, somos iguales, incluso hasta mejores”, enfatizó.  

La próxima convocatoria

Hoy en día una muy buena opción para forjar un futuro se encuentran en las distintas carreras que se ofrecen en los planteles militares, cuya próxima convocatoria se abre en cuatro meses, es decir, a partir de enero de 2017.

El Teniente Coronel de la Fuerza Aérea Piloto Aviador, Francisco Gabriel Olivera Santos, indicó que en la Base Aérea Militar No. 8, se tendrá un módulo de admisión, donde se brindará toda la información correspondiente, desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche.

“Ahí se les orientará, entregará trípticos, toda la consulta o dudas que tengan aquí vamos a estar desde enero”, expresó.

Al hablar sobre el proceso de selección del personal, explicó que aquí mismo se realizan unas evaluaciones, de carácter físico. Después otras, que son médicas, y así sucesivamente.

“En cada ciudad se tienen módulos para los planteles militares. Son varias etapas, que se prolongan hasta el 1 de septiembre, con lo que logran la alta para integrarse a las fuerzas armadas”, añadió. 

En el caso de la Fuerza Aérea Mexicana se cuenta con las carreras de piloto aviador militar, controlador de vuelo, especialistas en electrónica de aviación, en mantenimiento de aviación, abastecedor de material aéreo, armamento aéreo. Los cursos se imparten en Zapopan, Jalisco, y son de cuatro años.

Entre los requisitos que se piden, tener la preparatoria terminada, ser mexicano por nacimiento, mayores de 18 años de edad, y presentar todos los exámenes, físicos, cultural, psicológico, médico, son varias etapas, el proceso de admisión tarde seis meses.

El SMN ayuda en valores y en integración familiar

El capitán segundo FAM meteorólogo, Rogelio Hernández Martínez, encargado del centro de adiestramiento número dos en la Base Aérea No. 8, del Servicio Militar Nacional,destacó el cambio que adquieren los jóvenes a lo largo de un año, tanto en el aspecto físico, emocional y disciplina, incluso muchos padres de familia durante el acto de liberación de la cartilla se les acercan para manifestar su agradecimiento.

“Muchos papás nos dicen que aquí con nosotros sus hijos aprendieron a ser mejores, pues aplican en su vida diaria varias de las enseñanzas que reciben”, destacó el Capitán Hernández Martínez, que se encarga de supervisar y coordinar a los cuatro instructores, y a los ocho monitores. Todos son personal egresado de los planteles de la Fuerza Aérea, que a través de su formación se encargan del adiestramiento.

En ese sentido, abundó que es un cambio notable el que adquieren los  jóvenes, tras acabar con el SMN, ya que se les inculcan valores, cambian su actitud, en el hogar al ser más cooperativos y en la integración familiar. 

“Nos llena de satisfacción trabajar con estos jóvenes, son personas con mucha disponibilidad. En lo particular he viajado mucho y trabajado en diferentes partes de la república y me he dado cuenta que son muchachos sanos, sin malicia”, añadió.

También manifestó que al principio, como todo, hay algunos que en los primeros días ven el SMN como una obligación, una carga, pero conforme van transcurriendo las semanas cambian su manera de ser, interactúan entre ellos yforman nuevos grupos de amigos.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.