Reportan violencia acústica en comercios del centro de Mérida

Al menos en 21 puntos del primer cuadro de la ciudad se genera ruido que sobrepasa los 75 decibeles recomendados por la OMS.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Los Mercado Lucas de Gálvez (imagen) y San Benito son los puntos críticos del Centro Histórico de Mérida donde más contaminación por ruido se registra. (Milenio Novedades)

Los Mercado Lucas de Gálvez (imagen) y San Benito son los puntos críticos del Centro Histórico de Mérida donde más contaminación por ruido se registra. (Milenio Novedades)

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) ha detectado “violencia acústica” en 21 sitios  de Mérida, que rebasan los decibeles recomendados por la Organización Mundial de la Salud que son 75 y los que permite el Reglamento de Protección al Ambiente y del Equilibrio Ecológico del Municipio de Mérida, que son 68.

“La  Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, a través de su programa de monitoreo de ruido ambiental, considera 21 puntos del Centro Histórico, los cuales fueron seleccionados por ser calles transitadas, parques principales y zonas con mayor concentración de personas. En este estudio que se realiza cada año participaron alumnos del Instituto Tecnológico de Mérida”, explicó Francisco Vivas Ucán, jefe del departamento de Calidad Ambiental de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma).

Los puntos críticos del Centro Histórico de Mérida donde más contaminación por ruido se registra, principalmente por comercios que instalan bocinas a las puertas de sus locales, son los Mercado Lucas de Gálvez y San Benito, las calles 63 y 65 en el tramo que abarca de la calle 50 hasta la 62. 

A la contaminación por aparatos de sonido, hay que sumar el ruido por tráfico de vehículos particulares y unidades de transporte público que laboran de nueve de la mañana a dos de la tarde, principalmente. También hay que considerar el tránsito de personas y el ruido que generan los vendedores ambulantes.


De esta forma tenemos que la contaminación auditiva en el primer cuadro de la ciudad es constante durante casi todo el día.

En un día normal, los puntos mencionados superan los 80 decibeles, de acuerdo con mediciones realizadas por Seduma.

En la zona centro, la elevada afluencia de autobuses y minibuses del servicio público representan las principales fuentes de ruido, generalmente en los lugares donde se encuentran sus paraderos, así como el uso innecesario del claxon produce altos niveles de sonido que puede alcanzar hasta 80 decibeles.

Además, la mayoría de los comercios también recurren al uso de altavoces como medio de publicidad y muchas ocasiones no son apagados y se mantienen con música a alto volumen casi todo el día.

Peligrosa contaminación

  • “Gritar o subirle el volumen a la música excediendo los límites de manera desconsiderada se considera violencia acústica, esto además de ocasionar repercusiones en la salud física y psíquica, genera conflictos sociales”, alertó Ana Lidia Domínguez Ruiz, investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional en el área de Ciencias Antropológicas.
  • La académica dijo que en una ciudad como Mérida, particularmente en su Centro Histórico donde cada vez es más común que se instalen bocinas a las puertas de los comercios, los empleados de esos negocios y quienes se encuentran expuestos a este ruido constante, pueden sufrir algún tipo de trastorno auditivo.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.