20 de Julio de 2017

Yucatán

Nadie quisiera estar en sus zapatos: su hija lo vio morir

Don Pedro Humberto llegó, como todos los domingos, a vender calzado, frente al templo, pero ya no regresó a su casa.

Don Pedro Humberto llegó a trabajar, como todos los domingos, frente a la iglesia de Dzityá; ya no regresó a casa: murió ahí, sentado frente al templo católico. (Martín González)
Don Pedro Humberto llegó a trabajar, como todos los domingos, frente a la iglesia de Dzityá; ya no regresó a casa: murió ahí, sentado frente al templo católico. (Martín González)
Compartir en Facebook Nadie quisiera estar <i>en sus zapatos</i>: su hija lo vio morirCompartir en Twiiter Nadie quisiera estar <i>en sus zapatos</i>: su hija lo vio morir
Martín González/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Sentado a las puertas de una iglesia murió un anciano, ayer domingo.

Se trata de don Pedro Humberto, de 86 años, quien súbitamente se cayó de la silla donde estaba sentado y, a los pocos minutos, falleció.

Aunque los paramédicos llegaron al sitio, alertados por  los familiares de la víctima, nada pudieron hacer.

Según se averiguó en el lugar de los hechos, don Pedro Humberto llegó, como todos los domingos, a la iglesia de Dzityá, comisiaría de Mérida, cerca de las 7 de mañana.

El adulto mayor solía acudir, en compañía de una de sus hijas y su yerno, a vender zapatos, a las puertas del templo.
Don Pedro se sentaba en una silla tan sólo para ver a sus parientes en la vendimia. 

Dos horas después, aproximadamente a las 9 de la mañana, don Pedro comenzó a sentirse mal, según el testiminio de Pastora, su hija.

De pronto, el anciando se cayó al piso y, de inmediato, sus parientes lo sentaron de nuevo, pero comenzó a tener problemas para respirar, así que solicitaron  los servicios de una ambulancia.

Al llegar paramédicos al lugar,  lo hicieron sólo para darle la mala noticia a hija: su padre ya estaba muerto.
No quedó más que dar parte a la Fiscalía General del Estado (FGE)  para que se hiciera cargo del levantamiento del cuerpo y traslado a la morgue para la autopsia de ley.

Hace tres semanas, un caso similar ocurrió en Mérida, cuando un hombre de 60 años de edad fue encontrado muerto, a las puertas de la iglesia Cristo Obrero, sobre la avenida Itzaes, en esta ciudad.

Al parecer, el fallecido era un indigente conocido en la zona como Roberto, y las autoridades presumen que murió a causa de una congestión alcohólica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios