Iglesias

La iglesia más sencilla dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe

El templo católico de San Cristóbal, con un estilo barroco bastante sencillo, fue inaugurado el Jueves Santo del año 1797.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
El pueblo de San Cristóbal fue fundado por Montejo el Mozo para que residieran en él los indios mexicanos que ayudaron en la conquista de Yucatán. (José Acosta/Milenio Novedades)

El pueblo de San Cristóbal fue fundado por Montejo el Mozo para que residieran en él los indios mexicanos que ayudaron en la conquista de Yucatán. (José Acosta/Milenio Novedades)

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en el barrio de San Cristóbal, conocida en Mérida con el nombre de Parroquia de San Cristóbal tiene un estilo barroco bastante sencillo y data del último tercio del siglo XVIII.

El templo es de mampostería, de una sola nave representando la forma de cruz latina, en las pechinas (cada uno de los cuatro triángulos curvilíneos que forman el anillo de la cúpula) hay unos medallones pintados, representando las apariciones  de la Virgen de Guadalupe, bajo la advocación de la cual está el templo.

En sus paredes se encuentran recuadros vacíos donde existieron pinturas de algunos santos, los ornamentos son escasos y apenas los más indispensables para el servicio.

Respecto a los cuadros sólo existe uno con poco valor pintado al óleo, representando la Virgen de las Mercedes.


A la entrada y a los lados de la primera división de la iglesia se encuentran dos capillas salientes,  techadas con bóveda de cañón, normales a la nave, pisos de mosaico e iluminados por una ventana con reja de fierro, abierta en el muro oriente de ellas. En la izquierda está el bautisterio cerrado por una reja de manera pintada, y a la derecha, la entrada a la escalera de caracol para el coro y la azotea.

Inauguración en 1797

De acuerdo con el libro de Carrillo y Ancona, en su obispado de Yucatán, afirma que “el día 28 de diciembre de 1796 fueron cerradas las bóvedas del edificio de la iglesia, merced al cielo y actividad del párroco que ya entonces era D. Ignacio de Cepeda, quien empleó considerables cantidades de su propiedad particular, y especialmente mil pesos que destinó a la adquisición de ornamentos.

Fue inaugurado con solemnidad colocándose allí el Santísimo Sacramento el Jueves Santo del año 1797, pero faltando mucho para dar por acabada.

El templo no cuenta con las principales características de los edificados por los franciscanos en Yucatan, acercándose más al estilo arquitectónico de la Catedral, de donde se inspiraron para su construcción.

Como la mayor parte de los templos sufrió de los constantes saqueos de piezas de valor, debido a esta situación el lugar es pobre en altares y con imágenes sin valor alguno.

El pueblo de San Cristóbal fue fundado por Montejo el Mozo para que residieran en él los indios mexicanos que ayudaron en la conquista de Yucatán. 

La antigua parroquia de San Cristóbal se hallaba dentro del mismo convento de San Francisco, hasta que en el año 1754  el obispo Padilla ordenó que dicha parroquia pasara  al clero secular, pero surgió la gran dificultad de la remoción del cura de esa iglesia, cargo que desempeñaba interinamente Fray Bernardo Peón y Valdés, emparentado con personas principales de la capital de la colonia.

En el año 1756 se acordó entre el obispo Padilla y el gobernador Navarrete que se edificara fuera de la ciudadela de San Benito, donde se encontraba la iglesia parroquial, otro templo nuevo para la administración, porque habiendo pasado el curato al clero secular, era de gran molestia que permaneciera en el convento y en el castillo la cabecera de la iglesia.

En templo se encuentra en el cruzamiento entre las calles 50 y 69 del Centro Histórico.

Muro de fe guadalupano

En los inicios de Mérida, lo que hoy se conoce como barrio de San Cristóbal, fue primeramente habitado por quienes apoyaban a la conquista, tiempo después el mismo espacio fue ocupado por artesanos, en 1815 ya se había convertido en el principal proveedor de artículos de piel y cuero en la región.

A pesar de lo anterior, la Iglesia de este lugar fue la última en construirse en Yucatán, pero no por eso la menos bella, pues cuenta con un arco de medio punto que termina en una media concha adornando así la fachada principal; cuenta en su interior con una gran imagen de la Virgen de Guadalupe, razón por la que es reconocida como el Santuario a esta Virgen, un equivalente a la Basílica Guadalupana en la Ciudad de México.

Cada año durante las celebraciones marianas es común ver llegar a cientos de peregrinos que con devoción la visitar para pedirle algún milagro o agradecerle por los favores concedidos o simplemente por amor a ella.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.