Salvemos una vida

La familia es una comunidad de amor: experto

Actualmente la célula básica de la sociedad enfrenta desafíos importantes como la falta de convivencia, la migración y la violencia

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Hoy día la familia enfrenta desafíos importantes, pero seguirá siendo la bases de la sociedad, se concluyó ayer en el programa de radio 'Salvemos una vida', de Grupo SIPSE. La imagen es únicamente ilustrativa. (SIPSE)

Hoy día la familia enfrenta desafíos importantes, pero seguirá siendo la bases de la sociedad, se concluyó ayer en el programa de radio 'Salvemos una vida', de Grupo SIPSE. La imagen es únicamente ilustrativa. (SIPSE)

José Salazar/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- “Hoy día la familia enfrenta desafíos importantes que muchas veces tienen que ver con debilidad interna, falta de compatibilidad entre las personas, de temperamentos, falta de comunicación y también tiene otros desafíos externos como lo son la complejidad de las ciudades, la falta de convivencia, la migración y la violencia, que complican la vida familiar”, expresó el maestro Alejandro Landero Gutiérrez, invitado a la emisión de ayer del programa “Salvemos una vida”, que se transmite por Amor 100.1 FM, de Grupo Sipse.

El director nacional del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre matrimonio y familia, de la Universidad Anáhuac-Mayab, comentó que en una encuesta reciente el 98 por ciento de los jóvenes manifestó su deseo de formar una familia, pero recalcó que los desafíos a los que se enfrenta hoy esta institución son muy grandes.

“Cada vez es más difícil que una familia llegue a tener una convivencia armónica y llegue a cumplir sus funciones. Por un lado, la gente quiere vivir en familia pero hay ciertas circunstancias que dificultan cada vez más el ser familia”, expresó Landero Gutiérrez.

La directora de “Salvemos una vida”, Alis García, comentó que a lo largo de la historia, la familia ha pasado por muchas dificultades ya que al unirse dos personas tienen que acoplarse para poder vivir en armonía.


El maestro Landero destacó la importancia de prepararse para el matrimonio, en la etapa del noviazgo que, afirmó, es una etapa que debe vivirse con seriedad y madurez.

“En el noviazgo, en ocasiones los temperamentos ‘chocan’ y es donde se originan los problemas. Si vemos noviazgos en donde hay violencia, qué podemos esperar cuando se casen. Si desde esa etapa comienzan a darse situaciones de maltrato, violencia, falta de respeto, la cosificación de la persona, divergencia de proyectos, intereses y hasta de fe, eso en el matrimonio difícilmente va a cambiar.

"Por eso los jóvenes deben tomarse muy en serio esta etapa, el matrimonio es algo maravilloso, pero hay que preparar el camino desde esta etapa para evitar problemas futuros”, alertó el maestro Landero.

Por su parte, Alis García señaló que los tiempos han cambiado y hoy día hay más información al respecto e incluso ya hay grupos y talleres para novios. Sin embargo, los jóvenes no se interesan por participar de ellos.

Alejandro Landero comentó que así como se prepara la boda hay que tomarse el tiempo para prepararse para el matrimonio, que es una de las decisiones más importantes en la vida de las personas. 

“El noviazgo no sólo es el enamoramiento, que es lo bonito, hay que ver los defectos y límites de las personas en el noviazgo, no vivir en una fantasía que a la mera hora no va a ser realidad. Entonces hay que escuchar estas pláticas o acercarse a un consejero o director espiritual porque ante la dinámica actual de la vida, la complementariedad y paciencia en la pareja requieren de mucho más esfuerzo. El matrimonio no se da solito, hay que trabajarlo, cuidarlo y hacerlo crecer”, aseveró. 

Marilis Escalante comentó que, muchas veces, al casarse, la pareja no se ha conocido bien, ni sabe cuáles son sus metas en la vida, hay desacuerdo en el número de hijos que desean tener y que esto ocurre porque en el noviazgo, las personas no siempre se muestran como son.

Por su parte, el director del Instituto Juan Pablo II  continuó hablando acerca de los defectos que todos los seres humanos tienen, los cuales dijo se pueden mejorar pero advirtió que hay algunas situaciones que no permiten formar una familia sólida, por ejemplo, el alcoholismo.

Complementariedad, dar y recibir

“Una vez consumado el matrimonio, vienen los primeros años donde primero hay una gran euforia, continua la etapa de enamoramiento pero poco a poco comienzan a salir los defectos de las personas, la rutina, el cansancio y el estrés propio de cada uno.

"Es ahí donde ambos tienen que aportar, eso es la complementariedad, ver cuál es el talento de la otra persona y cuál es su carencia, para apoyarse mutuamente. Esto es la constelación del matrimonio, es como un baile en donde voy sorteando y acompañando a la otra persona. Pero no es dar el 50 por ciento cada uno, en el matrimonio cada quien tiene que dar el 100 por ciento”, explicó el experto en Ciencias de la Familia.

Alis García dijo que, en ocasiones, en la pareja uno de los dos se va “colgando” y el otro comienza a cargar más de lo que puede soportar. El otro cree que por amor ella o él está dando todo pero en realidad eso se vuelve una carga que a la larga, puede causar muchos conflictos en la pareja. 

El maestro Landero dijo que el amor es dar pero también es recibir y si solo uno de los da y no recibe, entonces sólo se trata de un tipo de amistad.

“El amor es dar y recibir, incluso es dar y exigir, porque la otra persona no se puede quedar atrás, si solo uno va ‘jalando’ la relación, eso no es amor. Claro que hay que exigirle a la otra persona que se done, porque así es la dinámica del amor. Una sola persona no puede cargar con todo porque hace a la otra persona egoísta y eso no es amor”, expresó.

Presencia plena

Otra de las situaciones que causan problemas en la pareja, señaló Alejandro Landero, son los problemas de comunicación.
“La comunicación es saber escuchar y saber hablar, el problema comienza con que no se escucha, por ejemplo la esposa le está diciendo al esposo y él está en el celular o viendo el partido de futbol.

"Entonces, estamos frente a la persona pero tenemos ‘tapados’ los oídos, no escuchamos solo oímos. Hay que tener presencia plena, esto es que si estoy frente a la persona es darle toda nuestra atención a la pareja. Si estoy con ella me desconecto del celular, de la televisión, de los problemas de trabajo, de todo. Esto ayuda al tema de tener un hábito que estamos perdiendo: no escuchamos ni somos empáticos con la pareja”, detalló.

Por otra parte, mencionó que además de escuchar hay que saber hablar y utilizar las palabras adecuadas para comunicar  lo que queremos a la otra persona.

“El arte de saber hablar, se va a aprendiendo. La mujer necesita hablar más y el hombre es más concreto al hablar, eso hay que comprenderlo. Hay otro componente que son los temperamentos, cada uno es diferente. Hay gente que es primaria, es decir, aquel que rápido olvida las cosas; en cambio, el secundario guarda las cosas, se siente herido, lo revive y eso hay que saberlo. Lo mismo es con los hijos, por eso hay que saber qué clase de temperamento tiene cada persona, es la clave para entender las relaciones humanas”, expresó el maestro Landero Gutiérrez. 

El amor es exclusivo y permanente

Alejandro Landero dijo que hay que poner todo el esfuerzo y toda la voluntad en el matrimonio, sobre todo cuando se presentan los conflictos.

“Es importante tener la mirada de que el amor es exclusivo y es permanente. A veces puede haber períodos áridos pero es decir ‘aquí estoy, aquí voy a estar porque a eso me comprometí’, esto indudablemente evita que tomemos salidas fáciles  en la que toda la familia pierde”, aconsejó.

El especialista agregó que muchas veces cuando los matrimonios entran en la rutina cuando todo parece estar tranquilo, es porque algo va mal, ya que un matrimonio tiene que esforzarse por seguirse enamorando, preparándose y crecer humana y espiritualmente y como una planta hay que regarlo y cuidarlo todos los días porque el matrimonio es el eje sobre el cual se construye la familia. 

Finalmente el invitado dijo que la familia es la comunidad de amor por excelencia, donde la persona nace, se desarrolla y muere.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.