Abuelas de Plaza de Mayo recuperan al nieto 121

Los padres del hombre, hoy con 40 años de edad, ya fallecieron, pero le esperan sus hermanos y tíos.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Estela de Carlotto, presidenta de las Abuelas, anunció la recuperación del nieto número 121 de todos los desaparecidos durante la dictadura. (AP/Natacha Pisarenko)

Estela de Carlotto, presidenta de las Abuelas, anunció la recuperación del nieto número 121 de todos los desaparecidos durante la dictadura. (AP/Natacha Pisarenko)

Agencias
BUENOS AIRES, Argentina.- Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron este miércoles la recuperación del nieto 121 que fue robado por los represores durante la última dictadura militar (1976-1983).

La presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, encabezó una multitudinaria rueda de prensa junto con los familiares del nieto recuperado, quien tiene 40 años y no estuvo presente para preservar su intimidad en un momento tan crucial de su vida, informa Notimex.

El nieto 121 tiene 40 años y es hijo de Ana María Lanzilotto y Domingo Menna, dos guerrilleros que fueron capturados en 1976 y que engrosan la larga lista de decenas de miles de desaparecidos que dejó el gobierno militar.

Cuando la joven fue secuestrada tenía ocho meses de embarazo, por lo que fue llevada a Campo de Mayo, uno de los centros clandestinos más importantes que hubo durante la dictadura y en donde se instaló una maternidad clandestina.


Nada se supo nunca de ella ni del destino de su hijo, hasta que este año el hombre, que vive en Buenos Aires, decidió acercarse a Abuelas para someterse a un análisis de ADN.

Los resultados demostraron que era hijo de desaparecidos, noticia que le fue informada apenas el pasado viernes y que, como ocurre cada vez que se recupera a un nieto, desató una conmoción de alegría entre los organismos de derechos humanos.

Familia verdadera

De Carlotto confirmó que los abuelos paternos y maternos del nieto 121 ya no viven, pero sí lo espera su verdadera familia, entre ellos su hermano mayor, Ramino Menna, tíos y sobrinos.

Alba Lanzilotto, exsecretaria de Abuelas de Plaza de Mayo y tía del nieto recuperado, convocó a los medios a apoyar la búsqueda de quienes fueron robados y al Estado a colaborar en la búsqueda.

En el mismo sentido, De Carlotto agregó que “queremos encontrar nietos con más asiduidad porque no queremos que las Abuelas se mueran con los brazos vacíos".

La larga pelea de las Abuelas, que son un ícono de los derechos humanos a nivel internacional, comenzó hace 39 años, cuando se organizaron varias mujeres que buscaban a sus nietos nacidos en las cárceles clandestinas.

En las charlas que mantenían en comisarías y despachos de funcionarios, estas mujeres descubrieron que compartían la historia de hijas que habían sido capturadas pese a estar embarazadas, o que habían parido durante su secuestro.

Enemigos del régimen

En un rasgo macabro que caracterizó a la última dictadura, las jóvenes eran asesinadas después de parir y sus hijos adoptados de manera ilegal por los propios represores o entregados a otras familias que desconocían su procedencia.

Los represores justificaron los robos de alrededor de 500 bebés con el argumento de que si los devolvían a sus verdaderas familias se convertirían en revolucionarios o “enemigos del régimen”, como consideraban a sus padres.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.