Comercios invaden un espacio sagrado en NY

Los neoyorquinos están inconformes con la presencia de 60 negocios en el sitio en el que murieron miles de personas el 11-S.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
El 'Oculous' del arquitecto español Santiago Calatrava, ocupará la llamada Zona Cero de Nueva York. Ahí se instalarán comercios como Apple y Sephora. (newsday.com)

El 'Oculous' del arquitecto español Santiago Calatrava, ocupará la llamada Zona Cero de Nueva York. Ahí se instalarán comercios como Apple y Sephora. (newsday.com)

Agencias
NUEVA YORK, E.U.- La ciudad de Nueva York comenzó la cuenta regresiva para conmemorar el próximo domingo el aniversario con en el que se recordará a las víctimas del 11 de septiembre de 2001, mientras una controversia se originó después de que los negocios del Westfield Shopping Mall, bajo la ex Zona Cero, anunciaron que abrirán sus puertas.

Los negocios que desde mediados de agosto se instalaron bajo el "Oculus" diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, abrirán con una hora y media de retraso, casi como el horario habitual del domingo, publica Ansa Latina.

"Un shopping mall en la Zona Zero: nada tiene que ver con su espacio sagrado", tituló el diario New York Times después de haber hecho un repaso de los 60 negocios que hasta ahora ocupan el nuevo shopping center -entre ellos Apple, Moleskine, Sephora, Eataly y Kate Spade- que aceptaron la invitación de Westfield, el coloso del detalle que cuenta con 34 centros comerciales en Estados Unidos y Gran Bretaña, de abrir hasta que finalice la ceremonia en memoria de las víctimas.

"Habrá cerca de 90 minutos de retraso respecto a la tradicional apertura dominical", se lee en la recomendación de la invitación a los inquilinos.


Intentos bloqueados

Westfield, explicó el diario The New York Times, tuvo un papel clave en la reconstrucción del ex World Trade Center.

Socio de Silverstein Properties, la empresa que continuó manteniendo el control del lugar golpeado por los terroristas, el grupo fundado por el magnate australiano Frank Lowy invirtió dos mil millones de dólares en el proyecto bloqueando los intentos originales de los constructores de reconstruir el tejido urbano de los años 70, desde la construcción de las Torres Gemelas.

"Lowy construyó su imperio sobre el modelo del centro comercial suburbano: espacios peatonales sin tráfico construidos con el único objetivo de facilitar las compras", escribió Lynn Sagalyn en el nuevo libro "Power at Ground Zero: Politics, Money and the Remaking of Lower Manhattan" (El poder de la Zona Cero: política, dinero y la reconfiguración del Bajo Manhattan).

Contradicciones

Para quien vivió el 11 de septiembre la riqueza de aquello que pasa bajo la sombra del Oculus provoca un desconcierto similar a aquel suscitado en los meses posteriores a los atentados terroristas por los puestos de souvenir en la Zona Cero.

Westfield prevé el paso de 300 mil transeúntes por día con una proyección de 15 millones de visitantes globales de aquí al 2017. Pero es también una de las contradicciones del lugar donde, al final del primer día, el recuerdo de los muertos se cruzan con la celebración de los vivos.

"Trate hoy de hacer un día normal: haga compras, comparta con sus hijos, salga", dijo el 12 de septiembre de 2001 el entonces alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani invitando a la ciudad a "no sentirse atrapada". 

El dato

Los atentados del 11-S causaron la muerte a cerca de tres mil personas, produciendo más de seis mil heridos, así como la destrucción del entorno del World Trade Center en Nueva York y graves daños en el Pentágono, en el Estado de Virginia, siendo el episodio que precedería a la guerra de Afganistán.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

1 COMENTARIO

Criticon

¿Pero qué esperaban? En Estados Unidos vale más el dinero que el honor o el respeto a los deudos.

No digo que esté mal, habrá quienes piensen que es una necesidad para un lugar muy visitado. Pero no debe sorprenderle a nadie, era de esperarse.

Responder a este comentario0 | 0