Miles de judíos piden perdón ante el Muro de los Lamentos

Se trata del inicio de la jornada más sagrada en el calendario hebreo, el Yom Kipur.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
El Yom Kippur comenzará la noche del 11 de octubre, cuando Israel entero iniciará el ayuno y jornadas de oración. (EFE)

El Yom Kippur comenzará la noche del 11 de octubre, cuando Israel entero iniciará el ayuno y jornadas de oración. (EFE)

EFE
JERUSALÉN, Israel.- Decenas de miles de judíos de todo el mundo se concentraron esta madrugada ante el Muro de los Lamentos de Jerusalén para una multitudinaria ceremonia de penitencia antes de que comenzara el martes la jornada del Yom Kipur, la más sagrada del calendario hebreo.

En una manifestación espiritual en la que aunaron sus peticiones de clemencia al creador, y encabezados por tres grandes rabinos, el sefardí Itzjak Yosef, el askenazí David Lau y el del Muro de las Lamentaciones, Shmuel Rabinovich, los miles de fieles se entregaron al éxtasis de las "slijot" -literalmente "perdones"- en una ceremonia que va ganando adeptos de año en año.

"Está escrito que este es el lugar del que la Shejiná (presencia divina) no se mueve nunca. Así que venimos aquí a pedir clemencia a Dios antes del Yom Kipur", dijo a Efe Eliyahu Cohen, de Tel Aviv, al concluir las oraciones.

Hombres, mujeres y niños -algunos ya dormidos en el suelo- se dieron cita así frente al único vestigio del bíblico Templo de Jerusalén, epicentro de la espiritualidad judía desde su destrucción en el 70 d.C., para prepararse de cara a esa jornada sagrada.


Lamentos, plegarias, cánticos poéticos y todo tipo de penitencias formaron parte de un ritual que se remonta a la Edad Media, y que no deja de ser un auto de fe colectivo ante el que consideran su único Señor y Dios.

Acto voluntario

"Las 'slijot' se rezan todo el último mes del año (hebreo) para pedir perdón por todos los pecados que hemos hecho durante el año. Venir al Muro en un momento tan bonito y tan especial como este es algo que aprecio bastante", destacó Isaac Bendahán, un joven de España que se encontraba en la ceremonia.

Junto a él, todo un grupo de judíos de países de América Latina que no han querido perderse la oportunidad de presenciar este inusual ritual.

En un símil con los inquisitoriales autos de fe, en las "slijot" los feligreses judíos abjuran de sus pecados, muestran su arrepentimiento públicamente y exponen su adhesión al dios de Israel proclamando una y otra vez los "Trece atributos de la misericordia" divina, según el libro del Éxodo.

Pero a diferencia de aquellos, las "slijot" son un acto completamente voluntario y en el que no cabe la imposición de ninguna autoridad terrenal; debe ser completamente sincero.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.