La Argentina de Macri no mejora, sino todo lo contrario

Desde el inicio de su gestión, el alza incesante de precios ha sido 'el pan de cada día' de los argentinos.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
Mauricio Macri confía que la economía argentina pueda recuperarse en los próximos meses. (AP/Etienne Oliveau)

Mauricio Macri confía que la economía argentina pueda recuperarse en los próximos meses. (AP/Etienne Oliveau)

Agencias
BUENOS AIRES, Argentina.- Los primeros nueve meses de gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri, quedaron marcados por los malos indicadores económicos traducidos en mayor pobreza, inflación y desempleo.

Macri asumió como presidente el 10 de diciembre pasado, pero nueve meses después no ha logrado cumplir su promesa de atraer millonarias inversiones y reactivar la economía del país sudamericano, publica Notimex.

El gobierno ya reconoció que al término del primer año de gestión macrista Argentina sufrirá una caída económica del 1.5 por ciento, pero confía en recuperarse en 2017 y crecer hasta un 3.5 por ciento.

Mientras ello ocurre, los argentinos padecen una inflación acumulada del 40 por ciento, lo que en términos concretos significa que los bienes y servicios registran incesantes alzas de precios.


El aumento del costo de vida impacta en los ciudadanos, porque los sindicatos sólo obtuvieron para este año, y en el mejor de los casos, aumentos salariales de un 30 por ciento, nivel insuficiente para enfrentar la inflación.

A ello se suman los 120 mil despidos que esta semana reconoció el ministro del Trabajo, Jorge Triaca, aunque estimaciones privadas elevan hasta 200 mil el número de personas que se quedaron sin empleo sólo durante el primer semestre de este año.

Desastre social

La producción industrial, en tanto, registra una abrupta caída del 7.9 por ciento entre julio de 2015 y el mismo mes de este año.

El escenario social no es el más alentador, ya que un estudio de la Universidad Católica Argentina denunció que durante estos escasos meses de gobierno macrista, casi un millón y medio de argentinos pasaron a la categoría de pobreza.

Los resultados de las políticas aplicadas por el presidente provocaron protestas desde el inicio de su mandato, pero las movilizaciones son cada vez más frecuentes y numerosas.

El incremento de hasta un 500 por ciento en las tarifas de luz, agua y gas decretadas por Macri ya derivó en dos “cacerolazos”, como se conoce aquí las protestas en las que los ciudadanos salen a las calles para hacer ruido con ollas, sartenes y cacerolas.

La semana pasada, organizaciones de izquierda, kirchneristas, de derechos humanos, sindicales y universitarias realizaron una Marcha Federal que colapsó el centro de Buenos Aires.

Además, la Confederación General de Trabajadores (CGT) evalúa la convocatoria a una huelga general para octubre próximo.

Se acaba la paciencia

Los reclamos son un llamado de atención, ya que el margen de paciencia de la sociedad se irá acortando conforme pasen los meses y no vean resultados positivos.

Desde el gobierno, sin embargo, confían en que en pocos meses comenzarán a revertir los indicadores sociales y económicos que hoy son negativos, ya que ello será fundamental para ganar las elecciones legislativas de 2017.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.