Trump, ¿quiere o no ser presidente de EU?

Ahora que se acercan las elecciones resurge la teoría sobre sus verdaderas intenciones.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
La campaña electoral de Donald Trump por la presidencia de EU ha sido arrasadora. (AP/Evan Vucci)

La campaña electoral de Donald Trump por la presidencia de EU ha sido arrasadora. (AP/Evan Vucci)

Agencias
WASHINGTON, DC.- Cuando Donald Trump anunció su postulación a la presidencia de EU nadie -probablemente ni él mismo- creyó que llegaría tan lejos. Sin embargo su campaña fue arrasadora y a pesar de ser un 'outsider' dejó en el camino a todos los candidatos del Partido Republicano. Siendo el más votado de la historia en las primarias aceptó en julio la postulación a presidente en la Convención Nacional del partido.

Sin embargo sus exabruptos, su personalidad y sus propias palabras hacen dudar a algunos analistas, aun al día de hoy, sobre que tan seria es su postura de querer ser presidente.

En una entrevista reciente, al ser consultado sobre la posibilidad de renunciar al cargo en caso de ser electo presidente, Trump respondió con una sonrisa: "Te diré como se siente luego de que suceda". Incluso ante el planteo de Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks, de que dejaría la carrera presidencial por cinco mil millones de dólares, el candidato republicano respondió: "Tendría que pensarlo".

El ego, su peor enemigo

Stephanie Cegielski, una de sus ex asesoras de campaña que renunció durante las primarias, declaró que Trump nunca pensó "que llegaría tan lejos". Y agregó: "Ni siquiera sé si él lo quería, lo cual es la perspectiva más aterradora de todas". 


La ex asesora enfatizó que el magnate "nunca estuvo preparado para llegar a la Casa Blanca, pero su ego ha tomado el asiento del conductor y nada más importa". 

Según Cegielski el objetivo de la campaña era quedar segundo en las primarias sumando más del 10 por ciento de los votos.

Sin embargo la frase que asegura que "Donald Trump no quiere ser presidente" pertenece a Mark Singer, periodista de 'The New Yorker' y autor del libro 'Trump y yo'. Singer se pregunta "¿cómo puede alguien tan indisciplinado e impulsivo creer seriamente que su sitio está en la Casa Blanca?".

La hipótesis de diversos analistas es que la campaña "habría comenzado como una protesta" de Trump al sistema político norteamericano. O bien para publicitar y "levantar su propio imperio mediático a la derecha del canal Fox". Sin embargo este planteo tiene sus puntos débiles.

El quiebre social de EU

Para la periodista de origen estadounidense Julia de Titto plantear que Trump no quiere ser presidente "es construir una hipótesis que no tiene sentido".

La editora del portal Notas - Periodismo Popular y colaboradora de la revista América XXI señaló a RT que el magnate "si quiere ser presidente. Sino no hubiera gastado millones y millones de dólares para financiar su propia campaña". Y se preguntó: "¿Por qué un multimillonario, si no quiere ser presidente, va a desperdiciar tiempo útil de negocios recorriendo todo el país y haciendo toda la parafernalia de una campaña electoral?".

De Titto, en cambio, considera que Trump "le cae como anillo al dedo a la crisis del sistema político y la fuerte crisis social y económica que atraviesa EU". 

El candidato republicano busca expresar, "aun siendo un multimillonario, algunos sentidos comunes construidos en las clases populares blancas del país". 

La periodista analiza que "el discurso xenófobo, racista y discriminador no es casual ni solo una estrategia de campaña". Por el contrario "tiene que ver con la expresión de una disputa que no está saldada en EU desde hace muchos años. Cuando hay crisis económica se radicaliza, pero el racismo es una parte central de la sociedad estadounidense".

Finalmente subraya que Trump puso de manifiesto "un sistema político vetusto" ya que "hay muchos sectores de la sociedad que reclaman más participación". Si bien "eso es positivo, el problema es que lo capitalice la derecha". 

En ese sentido "su contracatara más profunda, que fue la candidatura de Bernie Sanders, demostró lo mismo. Una juventud progresista queriendo participar", explicó de Titto.

"EU está atravesando un momento de quiebre social", afirmó. La candidatura de Donald Trump "se expresa en ese sentido y las estructuras políticas tradicionales no son capaces de canalizar eso porque son estructuras rígidas que además responden a intereses que no son los de la sociedad sino de los grandes grupos económicos que financian las campañas", concluyó.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.