28 de Abril de 2017

Opinión QRoo

Alexander muerde la mano

Sacando a relucir su talante traicionero y ambicioso, el alcalde turquesa de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz...

Sacando a relucir su talante traicionero y ambicioso, el alcalde turquesa de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz, coordinó una ofensiva contra su antecesor José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez utilizando al Cabildo para impedir la aprobación de su cuenta pública y solicitar un enjuiciamiento en el Congreso local contra el populachero ex presidente municipal.

Zetina Aguiluz puso en uso el costal de artimañas que aprendió en su paso por la dirigencia del SNTE local y en el Partido Nueva Alianza, donde logró hacerse de todas las canicas provocando divisiones y pleitos internos a través de conspiraciones con aliados y enemigos. Ese fue su estilo desde el principio.

Ahora, utilizando el poder de la presidencia municipal está decidido a allanar su camino hacia una tersa reelección y pretende debilitar a sus ex aliados priistas para no tener ningún tipo de obstáculo ni compromiso que le ate las manos. Su primer objetivo fue “Chepe”, a quien paradójicamente le debe su triunfo.

Porque en los hechos, el profe Alexander no tiene soporte popular en Bacalar. Es un político petulante, elitista y egoísta, que en nada se identifica con la amplia población rural de ese municipio en desarrollo.

En campaña, Alexander tuvo que ser respaldado por el entonces alcalde priista, que guste o no su estilo, sabe conectar muy bien con la población porque habla su mismo idioma.

El ex alcalde experto en tortas de cochinita es bien recibido en todas las comunidades porque no fueron pocas las veces en que se arremangó la camisa para preparar ollas de comida en eventos comunitarios donde con sus propias manos servía los tacos para departir con los habitantes. Esos gestos le hicieron ganar un enorme respaldo popular.

“Chepe” cometió el error de aportar su capital político a Alexander Zetina. Fue él quien dio el impulso para que el ex dirigente magisterial lograra un apretado triunfo sobre el petista Mauricio Morales Beiza, quien dio una gran batalla en la contienda.

Pero como aquella víbora de la fábula que tras ser liberada de un tronco quiso devorar a quien la ayudó, Alexander Zetina muerde la mano de quien lo llevó a la presidencia municipal con una acción cobarde, pues ni siquiera se atreve a lanzar la piedra por sí mismo sino que está usando a los propios regidores priistas para promover este ataque.

Parece que a los concejales Tricolores, encabezados por la inexperta dirigente municipal Oneyda Cuxin Irigoyen, ya se les olvidaron las ofensas de Alexander, quien tras la debacle del PRI pisoteó los compromisos de la coalición dejando en la orfandad a decenas de priistas para favorecer a sus cuates.

Mucho cuidado deben tener quienes hoy le siguen el juego, porque mañana pueden ser ellos mismos víctimas de las venenosas mordidas de Alexander.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios