25 de Julio de 2017

Opinión QRoo

El Cancún “de todos”

Cancún es destino de muchos. Miles de connacionales y extranjeros siguen llegando a cumplir sueños...

Compartir en Facebook El Cancún  “de todos”Compartir en Twiiter El Cancún  “de todos”
Cancún es destino de muchos. Miles de connacionales y extranjeros siguen llegando a cumplir sueños, atraídos tanto por sus bellezas o atractivos, como por sus oportunidades.

Tal condición, no solo reconocida en fechas conmemorativas, ha forjado una mezcla de culturas, razas, tradiciones y costumbres, convertida en la cara más visible –y aceptada– de la identidad local.

Con frecuencia suele exponerse que en el registro suman más de 100 nacionalidades y mexicanos de las otras 31 entidades, y que el porcentaje de crecimiento poblacional permanece cercano a los dos dígitos, aunque por debajo desde hace años. Un ritmo, por cierto, que ahora acaparan ciudades vecinas, tal vez por el “agotamiento” de Cancún.

Y seguirán llegando, de acuerdo con análisis de flujos migratorios. ¿Es buena o mala noticia? Las opiniones son encontradas, aunque ninguna tendencia condena lo que predomina en el ADN desde la fundación: la virtud de acoger sin distinciones a quienes buscan un futuro mejor.

Así, destacan dos aspectos preponderantes: por un lado, la voluntad de “autorrecuperarse”, cuando la mayoría activa los procesos de reparación tras ciertas crisis, como los huracanes “Gilberto” y “Wilma”, la mala imagen nacional por la pandemia del virus AH1N1, o la escasez de visitantes debido al atentado a las torres gemelas.

Los dos últimos hechos, si bien ocurrieron fuera del país, se padecieron con fuerza. Se debió implementar estrategias para atenuar los efectos, las cuales también provinieron de la sociedad civil y no solamente de servidores públicos.

Es decir: el cancunense no se ha sentado a esperar soluciones ni ha lamentado eternamente las adversidades. Con esfuerzo, y muchas veces con sacrificio, ha logrado avanzar entre las dificultades.

Por otro lado, se ha constituido en refugio de miles que han huido de sus tierras por inseguridad, inundaciones, desplazamientos, pobreza y falta de empleo. Y al mismo tiempo, las redes de apoyo, así como las opciones permanentes para surgir, han sido catalizadores para reivindicar en este suelo lo negado o pospuesto en otras regiones.

¿Quién no recuerda los camiones llenos de hermanos tabasqueños tras las inundaciones en ese estado? Lo mismo ha pasado con veracruzanos, que han escapado de la inseguridad o malos gobiernos; con chiapanecos, ilusionados con mejores trabajos, o incluso los que recalan de Cuba, caminan desde Centroamérica y vuelan esperanzados desde el Cono Sur. Lo mismo que de otras latitudes tan lejanas.

Alguien ha sostenido que Cancún es de los primeros que llegaron, arriesgando prácticamente todo. Sin duda, el mérito de ellos es admirable. Aunque visto en perspectiva, pareciera ser de todos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios