Felipe Carrillo Puerto

Estacionan fiestas en el 'Canal de los piratas'

Transportan neveras con bebidas de todo tipo, incluso embriagantes, comida y botanas.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
El uso indiscriminado está ocasionando excesos. (Javier Ortíz/ SIPSE)

El uso indiscriminado está ocasionando excesos. (Javier Ortíz/ SIPSE)

Javier Ortíz/ SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Propietarios de embarcaciones particulares que brindan servicio de paseos en el interior de la Laguna de los Siete Colores están cayendo en excesos que se derivan en el ofrecimiento de alimentos, frutas y bebidas de todo tipo, incluyendo embriagantes para los paseantes, que trae como consecuencia más contaminación al cuerpo lagunar.

Edwin Cano Álvarez, presidente de la Asociación de Servicios Náuticos de Bacalar, admitió que incluso el conocido “Canal de los Piratas”, donde los lancheros hacen pausa durante el recorrido, las embarcaciones piratas y particulares casi lo han convertido en un sitio de fiestas, pues transportan neveras con bebidas de todo tipo, incluso embriagantes, comida y botanas.

También te puede interesar: Incrementan robos frente a hoteles y restaurantes de Bacalar

Consideró que es una de las consecuencias que no se ponga orden en la navegación dentro de ese cuerpo lagunar y el uso indiscriminado está ocasionando excesos, cuyo efecto lo resiente el ecosistema lagunar, ya que además del incremento notable de embarcaciones, ahora se suma este problema que han podido observar desde hace varios meses.


Dijo que en el caso de las embarcaciones que integran la asociación que dirige y que aglutina alrededor de 52 navíos de diversos tipos, evitan transportar alimentos y bebidas, ya que no cuentan con baños que les puedan ofrecer a los visitantes y necesariamente tienen que hacer sus necesidades fisiológicas dentro del agua.

Sin embargo, el esfuerzo que ellos realizan como cooperativistas, de poco sirve si no se toman las medidas correspondientes, a fin de evitar excesos de este tipo que atentan contra el ecosistema de la Laguna de los Siete Colores, cuya fragilidad ha quedado demostrada con estudios realizados por la UNAM.

Insistió en la necesidad que se regule el número de embarcaciones que circulan por la laguna, que el último año ha crecido en un 40% en número y que se regularice la situación de casi medio centenar de lanchas que brindan paseos sin ningún tipo respeto a la ley, lo que han pedido desde la administración municipal pasada, pero que no se llevó a cabo.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.