29 de Junio de 2017

Opinión QRoo

Linda autocrítica al PAN agachón con Borge

Con los acordes sinfónicos del “me estás oyendo inútil” de la angelical Paquita la del Barrio...

Compartir en Facebook Linda autocrítica al PAN agachón con BorgeCompartir en Twiiter Linda autocrítica al PAN agachón con Borge
Con los acordes sinfónicos del “me estás oyendo inútil” de la angelical Paquita la del Barrio, la diputada panista Eugenia Solís Salazar –presidenta de la comisión de Derechos Humanos en el Congreso local– lanzó a la cloaca todo el proceso del que emergió la Ley para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, injustamente bautizada como “Ley Borge” y cuyo pecado es ese: haber sido parida por el venenoso Roberto Borge.

Esta Ley convertida en pelota de ping pong fue fruto podrido de una consulta de a mentiritas –según la versión sostenida por la “legisladora” Eugenia que apareció en la arena política cuando Borge el villano dejó de ser amenaza–, ya que no fueron tomadas en cuenta las propuestas de sus destinatarios. Diez a este lapidario posicionamiento hecho el pasado viernes en el Congreso del Estado en una mañanera conferencia de prensa en la que también participaron dos diputados del PAN: Mayuli Martínez Simón y Jesús Zetina Tejero, “Chucho Panucho”.

Tan creyente como un mahometano, detecto un escopetazo en la pata del PAN porque el anterior proceso de consulta fue organizado por el diputado panista y ex dirigente estatal, Sergio Bolio Rosado ¿Acaso este coordinador de bancada fue mayordomo de Beto?

Supongo que el PAN es un partido de una sola pieza, independientemente del gobierno que desafíe o del que forme parte. Estamos ante el partido de oposición –hoy partido oficial, como el PRD– más antiguo y a menudo congruente, y por ello consideré que la conducción de Sergio Bolio Rosado era garantía de seriedad cuando nos convocaron para presentar nuestras aportaciones en el vestíbulo del Poder Legislativo, el 17 de julio de 2015.

Pero el PAN descalifica al PAN y Sergio Bolio recibe esta serenata perfumada por su despreciable consulta en tiempos de Borge: “porque un bicho rastrero, aún siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito”. Así se llevan en el cuartel albiazul.

Borge fue un gobernador malévolo que impulsó una ley perversa con la participación de un panismo cómplice y traidor que Doña Eugenia tiró con sus curules a la cloaca donde reposa una ley maldita que ningún diputado se atrevió a leer, como tampoco la leyó su supuesto padre Beto Borge. “Rata de dos patas, le estoy hablando al PRI”, le cantaría Doña Eugenia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios