27 de Julio de 2017

Cancún

Ponen 'candados' a playas públicas de Cancún

Las playas fueron perdiendo dimensión, como pasó con las playas Juventud, Caracol o Linda.

La característica principal para definir a una playa como pública es que el uso de suelo debe estar bien definido. (Archivo/ SIPSE)
La característica principal para definir a una playa como pública es que el uso de suelo debe estar bien definido. (Archivo/ SIPSE)
Compartir en Facebook Ponen 'candados' a playas públicas de CancúnCompartir en Twiiter Ponen 'candados' a playas públicas de Cancún
Alejandro García/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Existe una gran diferencia entre playas públicas y acceso a las playas. El Plan Maestro original consideró dentro de su estrategia general, 14 zonas colindantes de playa pública, de esos arenales públicos originales de gran extensión, sólo quedan tres: Langosta (remodelada recientemente), Delfines (Mirador I) y Corales (Mirador II) y los otros son siete accesos a las playas, a los cuales paulatinamente desde 2011 se les ha dotado de servicios, porque sólo eran un “caminito” al mar.

La queja constante ha sido la falta de acceso porque elementos de seguridad de hoteles, por indicaciones, no permiten que el bañista acuda.

También te puede interesar: Ya viene el concurso Bienal de Arquitectura del Caribe mexicano

El Artículo 17 del Reglamento para el Uso y Aprovechamiento del Mar Territorial, Vías Navegables, Playas, Zona Federal Marítimo Terrestre y Terrenos Ganados al Mar, establece que los propietarios de los terrenos colindantes con la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) deberán permitir el libre acceso a dichos bienes de propiedad nacional; sin embargo, nunca señala las distancias mínimas entre un acceso y otro, a pesar de que por criterio de la autoridad se establece que deberá existir un acceso cada 500 metros.

De acuerdo a un estudio realizado en 2015 por Christine Elizabeth McCoy Cador, profesora investigadora del departamento de Economía y Negocios de la Universidad del Caribe, y Ana Priscila Sosa Ferreira, profesora investigadora de la Universidad del Caribe y docente en la maestría en Proyectos Urbanos Sustentables de la Universidad La Salle Cancún, denominado “Causas y efectos de un destino no sustentable: caso playas públicas de Cancún”, evaluaron cómo ha evolucionado lo que estaba programado como playas públicas de acuerdo al Plan Maestro de 1982.

Distinción de actividades

Los lineamientos de zonificación y distinción de actividades se encontraban presentes en la primera y en la segunda etapa del proyecto, el objetivo era un crecimiento ordenado en las dos principales secciones de la zona hotelera, se proyectaron 14 zonas colindantes con playa pública y se instalarían servicios afines a las diversas actividades turísticas de playa, con acceso libre.

De esas 14 playas públicas originales de gran extensión, sólo quedan tres: Delfines, Coral y Langosta, dado que el resto sólo son un pasillo de acceso.

La característica principal para definir a una playa como pública es que el uso de suelo debe estar bien definido como “Playa Pública”, porque si se define como “Turístico Recreativo” permite hacer construcciones, de acuerdo con la Dirección de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Benito Juárez.

De esas 14 playas públicas originales de gran extensión, sólo quedan tres: Delfines, Coral y Langosta.

La donación del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y posterior escrituración de playas por parte del Municipio de Benito Juárez, fue solamente del 2.7%  de la dimensión de los terrenos que originalmente se habían programado en el proyecto inicial como playas públicas o zonas recreativas.

Las playas fueron perdiendo dimensión o desaparecieron, como pasó con las playas Juventud, Caracol o Linda; en el caso de esta última, dejó de ser playa pública, fue vendida en 1990 y cambió su uso de suelo a servicio turístico recreativo (S1) en 1993, y de un terreno público pasó a un terreno privado que en la actualidad es el Teatro de Cancún y el muelle Playa Linda, donde sale un tour privado.

El estudio realizado por McCoy Cador y Sosa Ferreira, indica que si se analiza el uso de suelo de cada una de las 14 playas públicas originales, es posible observar que en el plan de 1993 todos los espacios considerados playas públicas fueron catalogados con un uso de suelo de servicio turístico y recreativo (S1); adicionalmente, a algunas como Las Perlas, playa Linda, Tortugas, Caracol, Gaviota Azul, Chac Mool, Marlín,  Ballenas y Delfines les fue otorgado un Coeficiente de Uso de Suelo (CUS) y un Coeficiente de Ocupación de Suelo (COS), lo que permitió la construcción de establecimientos con una altura máxima de 8 metros.

Otro dato es la reducción con los años de metros cuadrados en cada uno de los lotes considerados como playa pública, las cuales estaban integradas por lotes de gran extensión como playa Ballenas, mismas que fueron subdivididos, y recibieron en el plan de 1993 una capacidad de construcción de cuartos y una capacidad de carga eléctrica; lotes fueron vendidos a hoteles como es el caso del Secrets The Vine, que se construyó en una parte de la playa.

Del predio original de playa Ballenas de 34 mil 804 metros cuadrados, en 1993 se habían reducido a 15 mil 178 metros cuadrados, y para el plan de 2005 ya eran solamente 12 mil 938 metros cuadrados, y en 2007 solamente se escrituró un acceso público de dos mil 240 metros cuadrados, dejando de ser una ventana al mar, ya que se construyó el hotel en una buena parte del terreno.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios