Miércoles, 7 de Diciembre del 2016
Jesús A. González Dzul
Conversaciones

El 2 de octubre sí se olvida

Este año sufrió un significativo cambio con el suicidio del escritor Luis González de Alba, quien, como uno de los líderes del movimiento, era voz autoritaria en esta fecha.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

El pasado dos de octubre, aniversario de la Masacre de Tlatelolco, sucedió lo mismo que año tras año en épocas recientes: marchas y protestas ligeras se llevaron al cabo en varias ciudades y en redes circularon cientos de memorias, reportajes, crónicas y fotos de la matanza (en este día el exceso de información sobre “El 68” termina por cansar a los veinte minutos, pero lo verdaderamente triste es que el resto del año todos esos textos e imágenes quedan muertos en los archivos). Sin embargo, esta vez, el 2 de octubre sufrió un significativo cambio con el suicidio del escritor Luis González de Alba, quien, como uno de los líderes del movimiento, era voz autoritaria en esta fecha, tan relevante para su propia vida como ahora para su muerte. 

Dentro de su despedida, el autor de “Los días y los años” lanzó en uno de sus últimos textos la perfecta descripción de cómo los jóvenes de hoy conmemoran uno de los eventos más significativos para la historia contemporánea del país: “Una manifestación de chavos que no saben qué es lo que ‘no se olvida’ porque ya lo olvidaron o nunca lo han sabido.” Es verdad, a los de ahora nos importa poco qué fue lo que ocurrió en Tlatelolco, quizás porque estamos preocupados sobreviviendo a esta época tan salvaje.

“Los de ahora” olvidamos Tlatelolco cada vez que somos indiferentes a las represiones recientes y de las cuales hemos sido testigos (Atenco, Nochixtlán, Apatzingán, Tlatlaya, Ayotzinapa... la lista sigue). También olvidamos Tlatelolco cada vez que salimos a las calles a protestar sin verdaderos argumentos o cuando juzgamos sin conocer los hechos. Lo anterior se relaciona con algo que Luis tanto fomentó a través de sus textos y que deberíamos hacer con nuestros conflictos como sociedad: siempre hablar de lo que conocemos. Pareciera que González de Alba se mató para que no olvidemos el 2 de octubre.

Jesús A. González Dzul
Egresado de la Licenciatura en Literatura Latinoamericana por la Uady. Ha publicado en revistas culturales y colaboró con el Museo Fernando García Ponce Macay en el área de investigación. Editor en SIPSE.com.
Ver más de Jesús A. González Dzul

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.