Amarran a padres al proceso educativo

La modificación a la Ley General de Educación fortalece la participación de los padres de familia en el proceso educativo...

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

Un diez se anotaron los diputados federales cuando aprobaron el dictamen de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos por el que se adiciona una fracción más a los artículos 14 y 66 de la Ley General de Educación. 

La decisión atendió esta vez a los reiterados señalamientos de los maestros en cuanto a la participación de los padres de familia o tutores en la formación escolar de sus hijos; es decir, que la educación pensada como la formación cívica y académica sólo se puede realizar cuando trabajan en conjunto maestros y padres.

Cabe señalar que, en una considerable mayoría, escuelas de diferentes niveles educativos funcionan como guarderías o estancias en las que los alumnos pasan el día sin cumplir con sus obligaciones o trabajar con sus maestros ante la pasmosa indiferencia de sus padres. 

Citatorios y más citatorios se acumulan en los escritorios de los prefectos y maestros que nada o poco pueden hacer ante los padres que no atienden la educación de sus hijos ni vigilan cómo va su proceso educativo en la escuela. Pero eso sí, por el acuerdo número 696, emitido por la Secretaría de Educación Pública, por el que se establecen normas generales para la evaluación, acreditación, promoción y certificación en la educación básica, los maestros tienen amarradas las manos para asentar las calificaciones que los alumnos merecen, el pase va casi en automático.

Por lo anterior, resulta relevante esta modificación a la Ley General de Educación, ya que fortalece la participación de los padres de familia en el proceso educativo y además la formación en valores mediante el respeto y consideración hacia sus compañeros y maestros. 

La primera modificación adiciona la fracción XII Sextus al artículo 14 de la Ley, dando atribución a la autoridad educativa para informar a los padres o tutores de los beneficios, el sentido y las modalidades de participación que se tienen en las escuelas, a través de los consejos escolares de participación social y asociaciones de padres de familia. 

La segunda enmienda fue el anexo de la fracción VI al artículo 66, que establece la obligación para quienes ejercen la patria potestad o la tutela de inculcar en sus hijos o pupilos el principio por el cual deben respetar y hacer respetar a las autoridades escolares y las normas de convivencia social. La educación comienza en casa. 

Alejandro Castro
Maestro de educación primaria y secundaria.
Ver más de Alejandro Castro

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.