Antiguos instrumentos musicales

El vocablo maya para música es paax, también es cualquier instrumento musical y el verbo tañer o tocar un instrumento.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

De acuerdo con los datos encontrados en las entradas del Diccionario Maya Cordemex, correspondientes al periodo colonial, la música es una de las expresiones artísticas con escasa terminología. El vocablo maya para música es paax, también es cualquier instrumento musical y el verbo tañer o tocar un instrumento. Al ejecutante se le llama ah paax.

Es difícil saber con certeza qué tipo de música desarrollaron los antiguos mayas de la península. Aunque los datos hacen suponer que el ejercicio musical se desarrolló dentro de las prácticas militares, rituales y festivas. En los documentos revisados sólo se citan unos cuantos aparatos de música que pueden clasificarse en instrumentos de percusión y de viento. 

Entre los de percusión figuran el atabal o tamboril común llamado paax; el tunk’ul, tambor horizontal de tronco ahuecado con una ranura en uno de los lados para darle resonancia y, en el lado opuesto, dos largos cortes paralelos unidos por un surco en la parte media, que forman una H, resultando así dos lengüetas que se pegan con dos varas con cabeza de cera; también aparecen los cascabeles sonoros (cheh ook) que usaban los danzantes en los pies; las sonajas (so’ot o xtuch’) elaboradas de calabazo seco de cuello largo; las conchas, como la de tortuga (tsulin aak), usadas en los bailes; y las matracas (boholche’ o k’ok’che’). Este aparato, también conocido como matraca de tinieblas, se tocaba en las iglesias durante la Semana Santa. El ochil era un instrumento de percusión que, según García Rejón, era de bejuco y palillo fino.

Entre los de viento se señalan los silbatos o pitos (xoob xiix) hechos de distintos materiales; y las flautas o chirimías (chúul) de carrizo o madera. El hom [hoom], trompeta o sacabuche, es un instrumento muy referido en las fuentes. Existía variedad y diversos tamaños: el hom baak (hecho de hueso) que se utilizaba para dar alarma; hom bo’ (de calabazo seco); hom hub (de caracol marino); hom xulub (de cuerno); y el hom leek (de calabaza Lagenaria). El ah-hom k’atun era el trompetero que tocaba en la milicia.

El único instrumento de cuerda referido en las fuentes es el paax che’ o arco musical del que existían dos tipos: el primero consistía de una pieza flexible de madera cuyos extremos se unían con una cuerda de henequén. La cuerda se ponía en la boca del músico que servía como resonador, la música se obtenía por la vibración de la cuerda contra los dientes al ser golpeada ésta con una vara. En el otro arco se utilizaba un calabazo como resonante en lugar de la boca.

Miguel Güémez Pineda
Antropólogo, maestro universitario, coordinador del CIR Sociales de la Uady, autor del Diccionario del Español Yucateco
Ver más de Miguel Güémez Pineda

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.