Miércoles, 28 de Septiembre del 2016
Sergio Félix Valdés
Nomás por preguntar

Contrastando el modelo de México

Comparando al deporte mexicano con el de otros países, una de las diferencias es el tipo de dirigentes y la duración de éstos en el cargo.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

Al cierre de la jornada de anteayer domingo, último día de competencias, los atletas paralímpicos ya le habían dado a México 15 medallas (cuatro de oro, dos de plata y nueve de bronce). Éxito, sí; pero de ninguna manera es este el tenor del deporte mexicano en general. 

Comparando al deporte mexicano con el de otros países, una de las diferencias es el tipo de dirigentes y la duración de éstos en el cargo. 

Contrastando el modelo mexicano con el norteamericano: en los Estados Unidos la dirección de las grandes ligas deportivas de aquel país rara vez caen en manos de ex deportistas, empresarios o  políticos de profesión.

Ejemplo:

Peter Ueberroth fue presidente del Comité Organizador de las Olimpiadas de Los Angeles 1984 (fueron las primeras que concluyeron con números negros, dejando una utilidad de 250 millones de Dlls). De 1984 al 89 fue comisionado de las Ligas Mayores de Beisbol de EU (MLB por sus siglas en inglés).

Pete Roselle fue presidente de la NFL de 1960 a 1989, se le reconoce por convertir a la NFL en una de las ligas deportivas más exitosas del mundo. Hoy, ningún campeonato de liga tiene más audiencia que el Supertazón. 

David Stern fue comisionado de la NBA de 1984 a 2014. Bajo su mandato se creó la WNBA (Liga profesional de mujeres). En sus veinte años frente a la NBA la convirtió en una de las ligas más populares y rentables del mundo.

Se puede debatir mucho sobre el deporte en los EU, pero no que está falto de triunfos o que está dirigido por gente incompetente. 

Si se ve a las tres ligas más grandes de Estados Unidos y su Comité Olímpico, el común denominador parece ser que está dirigido por gente competente a la que se le da suficiente tiempo para que desarrolle una continuidad que los lleve a un modelo exitoso (éxito deportivo y comercial).

El tenor parece ser: el deportista hace deporte; el entrenador, entrena, y el dirigente, dirige. De hecho, este último rara vez es un ex deportista o político de profesión que salta de una encomienda a otra; son dirigentes deportivos de formación y tiempo completo.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.