Miércoles, 7 de Diciembre del 2016

El punch del “sexo débil”

Lo han calificado erróneamente “sexo débil” y, por lo mismo, a ellas les auguraban un arranque espantoso.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

Lo han calificado erróneamente “sexo débil” y, por lo mismo, a ellas les auguraban un arranque espantoso. No sólo misóginos detractores, también incrédulos, pesimistas y desfavorecidos del nuevo poder. Pero han iniciado con firmeza. Todavía hay quienes se muestran lentas o inseguras, aunque hay tiempo de mejorar.

Lo mismo pasa con diputadas, presidentas e integrantes del gabinete estatal: sus primeros discursos y acciones prioritarias dan cuenta de una motivación adicional, de un ímpetu renovado en algunos casos, circunscritos más a intereses colectivos que a los afanes protagónicos tan propios de la política.

Pongamos los ejemplos de las presidentas. En Solidaridad, Cristina Torres pareció gobernar desde antes de la fecha oficial, porque gracias a sus gestiones fue rechazado el crédito a la anterior administración, que le valió entrar con el pie derecho a un Ayuntamiento en crisis financiera y caos administrativo. Hubiese sido peor.

Sus denuncias son múltiples y diversas, con destinatarios más allá de las fronteras municipales, lo cual le está dando notoriedad (quizá después proyección). En su protesta, no tembló al señalar los errores cometidos “por los que huyeron por la puerta trasera” y comprometió revertir la mala imagen de los servidores públicos. Una apuesta interesante.
En Cozumel, Perla Tun no ha tenido tapujos. “Era necesario”, enfatizan sus allegados, debido al desorden imperante y los malos números para el resto del año. Y aun cuando ha sido criticada por decisiones, no ha dudado en apuntar a presuntos culpables de un complot frente a cámaras.

La isleña es vista como una de las consentidas del gobernador Carlos Joaquín, tal vez por su origen y procedencia, aunque mucho cuenta el rol que jugó cuando fue la única legisladora de oposición. Aislada y presionada, supo despuntar hasta ganarse el respeto. Hoy ejerce el poder sin compartirlo, y a muchos les disgusta.

En Puerto Morelos, Laura Fernández sorprendió con temas más afines a los nuevos que a los antiguos, a quienes debe parte de su trayectoria. La ofensiva contra Aguakán, por ejemplo, no estaba en los análisis; sin embargo, optó por sumarse al clamor ciudadano y a las pretensiones de los que buscan revocar la concesión.

Eso, aunado a la creación de la Policía Turística, la imagen propuesta para el decimoprimer municipio y sus diligencias a nivel federal para obtener mayor presupuesto, están dando puntos extra a la nueva militante del Verde. Acaso su salida del PRI debe ser vista como un acto de valentía (no de miedo ni traición).

En Tulum y Felipe Carrillo Puerto sus ediles no se quedan atrás. Romalda Dzul y Paoly Perera no tienen los reflectores de las anteriormente citadas, pero eso no resta méritos a sus actividades y ni da motivos para desconocer sus incipientes resultados. Paoly concita el interés por ser, como las tres de arriba, la primera en presidir el municipio, aunque Dzul gobierna el otro diamante del Caribe mexicano.

Sus compromisos en torno a diversificación económica, salud y seguridad deben ser valorados en su justa medida. Se entiende que son más prudentes que las otras, pues no son fruto de la alternancia, no obstante se han alineado a temas como la transparencia o rendición de cuentas.

Todas, apenas inician. Falta un largo camino por recorrer durante el cual podrían cometer errores y omitir asuntos trascendentes. Que les falta experiencia y apoyo de sectores, no es novedad en las condiciones del estado. Lo cierto es que muchas han tenido más arrojo que ellos en temáticas de provecho común. 

Están hablando claro y fuerte, y eso lo agradecen los promotores del cambio y los esperanzados de siempre. Les toca construir más alianzas para consolidar sus proyectos pese a retos o dificultades.

Marcelo Salinas
Colaborador Novedades de Quintana Roo.
Ver más de Marcelo Salinas

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.