Esperanza de resarcimiento

Casi nunca se había visto esto: la Procuraduría General de la República (PGR) devolvió al gobierno de Veracruz 250 de un total de 421 millones de pesos desviados...

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

Casi nunca se había visto esto: la Procuraduría General de la República (PGR) devolvió al gobierno de Veracruz 250 de un total de 421 millones de pesos desviados por el innombrable ex gobernador de Veracruz Javier Duarte Ochoa, justo cuando comienza el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, que como ex priista y ex funcionario de seguridad pública panista fue acusado de múltiples abusos y violaciones a los derechos humanos, pero ganó sin duda éstas palidecen ante los increíbles abusos del hoy prófugo.

En Quintana Roo no ha sido precisamente el gobierno de Carlos Joaquín González el principal persecutor de su predecesor Roberto Borge Angulo –la “fiscal” antiborge ha sido principalmente la activista de Somos tus Ojos y periodista Fabiola Cortés Miranda, quien ha entablado denuncias ante la PGR–, aunque el gobierno del cambio sí ha señalado múltiples corruptelas que la salieron a la luz tras las revisiones y auditorías del relevo gubernamental.

Pero el precedente de Veracruz sin duda despierta las esperanza, primero, de que se haga justicia, pues a diferencia de Roberto Borge Angulo Duarte es perseguido por múltiples delitos y está prófugo de la justicia –los ex gobernadores, aunque hayan pertenecido al partido del presidente Enrique Peña Nieto, ya no son intocables– y, segundo, de que el que se presume un grave quebranto a las finanzas de Quintana Roo sea resarcido algún día, dándole a la administración joaquinista un respiro de las estrecheces actuales.

La información que circuló ayer en todos los medios indica que el procurador Raúl Cervantes Andrade y el subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales Alberto Elías Beltrán entregaron a la Secretaria de Finanzas y Planeación de Veracruz un cheque de caja por esa cantidad.

Lo anterior no sólo permite a los mexicanos y los quintanarroenses abrigar esperanzas de que se haga justicia, sino de que el nuevo sistema de justicia penal adversarial, en el que se enmarcan los procesos abiertos contra el corrupto Duarte, está funcionando, al menos en el propósito expreso en la ley --incluida la Constitución General – de no sólo castigar, sino de también reparar el daño sufrido, para el caso que nos ocupa, por el pueblo de Veracruz.

Se informó que los recursos que salieron del erario y se triangularon a través de diversas empresas tuvieron como finalidad adquirir parte del capital de otra empresa y como forma de financiamiento.

Los 171 millones 600 mil pesos que están pendientes por devolverse del desfalco por un tejido de empresas fantasma serán entregados en mensualidades de 14 millones 300 mil pesos mensuales de enero a diciembre del año entrante.

Bueno: parece que no todo está perdido.

Óscar González
Columnista de Novedades Quintana Roo
Ver más de Óscar González

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.