DE ÚLTIMO MINUTO

Mérida y el nuevo urbanismo

El transporte urbano debe verse y reconceptualizarse como un elemento determinante de la estructura funcional de la ciudad.

ENVÍA

Nuestra Mérida debe incorporar a su proceso de mejora los conceptos de lo que se conoce como el nuevo urbanismo, postura ideológica y conceptual que rescata los valores del urbanismo tradicional con el propósito de ofrecer a los ciudadanos del siglo XXI una ciudad a la escala del ser humano, caminable y disfrutable, sin perder de vista la satisfacción equitativa de las necesidades de nuestra sociedad actual.

Los principios del nuevo urbanismo son, entre otros, la redensificación de sectores estratégicos de la ciudad, muchos de ellos desocupados y sin uso, la creación de corredores urbanos amplios y bien equipados, el aseguramiento de la mezcla de clases sociales en un espacio urbano que propicie la convivencia, la consolidación de la conectividad urbana, la impulsión de procesos de crecimiento compacto de la ciudad, la integración de grandes y verdaderas áreas verdes como elemento vital de los proyectos urbanos, mejorando progresivamente la imagen urbana, priorizando la peatonalización segura, todo esto complementado con un elemento vital: el desarrollo de sistemas de transporte eficientes.

El transporte urbano debe verse y reconceptualizarse como un elemento determinante de la estructura funcional de la ciudad, una ciudad que debe necesariamente evolucionar hacia una ciudad nodal, es decir, una ciudad reconfigHumberto Sauri Duch, Ciudad y medio ambiente, columnista, Milenio Novedadesurada en su funcionamiento a partir de nodos de conectividad, espacios en los que esté garantizado el uso mixto del suelo, a fin de asegurar su constitución como verdaderos subcentros urbanos, integrados a través de una red de conectividad eficiente, especialmente diseñada para alojar el nuevo sistema de transporte urbano.

Hacer lo anterior permitirá la consolidación de una Mérida con zonas equipadas e integradas a través de una estructura de comunicación que permita el uso óptimo del tiempo, los combustibles y la energía; el compromiso debe ser establecer los pasos necesarios para evolucionar progresivamente de una ciudad del automóvil a una ciudad para el ser humano.

Hacerlo no nos convertirá en una ciudad pionera; este es un proceso aplicado con éxito en muchas ciudades; hacerlo posible requiere la participación de todos, a fin de tener una ciudad cada vez mejor.

Humberto Sauri Duch
Ingeniero civil, Especialista en problemas ambientales, Ex alto ejecutivo de Ingenieros Civiles Asociados (ICA).
Ver más de Humberto Sauri Duch

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.