Martiniano Alcocer Álvarez
Bajo mi sombrero

Poderosas inteligencias en torno a lo maya

El FICMAYA es un homenaje a una civilización que cada día aporta más y más conocimientos, sepultada, es cierto, bajo siglos de olvido, pero que hoy emerge poderosa y vigente.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

La inteligencia que piensa en maya y la inteligencia que piensa lo maya, en poderosa amalgama, ocuparán la parte central –los más importantes espacios- del V Festival Internacional de la Cultura Maya (FICMAYA) 2016. Si uno mira con cierto detenimiento el programa, abigarrado, multifacético –con presencias importantes de artistas e intelectuales yucatecos y delegaciones de cerca de 20 países que vienen a unirse a la celebración- se puede dar cuenta de que hay la deliberada y muy fuerte intención de rendir culto a una de las más grandes civilizaciones humanas de todos los tiempos.

Una de las vertientes de este que es uno de los más importantes –si no es que el más- acontecimientos científicos, culturales y artísticos en torno a las culturas originarias  no de México, sino del continente, la académica, es, sin embargo, la menos expuesta al gran público, no obstante las reiteradas y constantes invitaciones de sus organizadores para que los yucatecos nos acerquemos a conocer lo que piensan los intelectuales mayas –que los hay, muchos y muy destacados-, y lo que intelectuales de países tan lejanos como Australia y de Alemania, Estados Unidos, etc., aportan para  desentrañar los misterios de la cultura maya, viva y actuante hoy día en la “lengua y la imaginación” de 700 mil yucatecos y más de 1.100,000 otros peninsulares, pero que se prolonga hasta Tabasco, Chiapas e inclusive, muy adentro en Centroamérica, a Honduras y El Salvador.

Poco se ha hablado de un acontecimiento que muestra hasta qué punto está presente en el Festival la cultura maya de hoy: los certámenes de cuento y novela fueron pensados exclusivamente para hablantes del idioma nativo, pues hoy son miles quienes se expresan en la literatura, la música y el teatro...

Visto en toda su amplitud, el FICMAYA  es así un homenaje  a una civilización que cada día aporta más y más conocimientos, sepultada, es cierto, bajo siglos de olvido, pero que hoy emerge poderosa y  vigente.

Si me fuera dable recomendar algo a quienes vamos a tener la oportunidad de ser anfitriones de una celebración que es centralmente del intelecto sería que no dejemos de asistir a las mesas redondas y conferencias en torno a la cultura maya, eso, además de disfrutar a Filippa Giordano en la Plaza Grande, el jueves 13, y a varios cientos de artistas yucatecos, como Mario III, en los diversos foros y parques donde estará presente el FICMAYA.

Martiniano Alcocer Álvarez
Periodista, Escritor, Coautor de varios libros de historia
Ver más de Martiniano Alcocer Álvarez

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.